Conclusión

Óleo del pintor alcazareño José Luis Samper

La conclusión más importante de este estudio sobre la obra escrita por Miguel de Cervantes, Don Quijote de la Mancha, es dejar determinado, aprovechando los detalles que el propio autor nos deja escritos, el nombre del lugar de don Quijote, Alcázar de San Juan.

La única fuente usada es el propio Quijote, los originales publicados en el 1605 y 1615, fieles a lo que Don Miguel de Cervantes quiso publicar, y no las versiones más o menos corregidas por otros autores, que posteriormente y hasta nuestros días han seguido apareciendo. De igual manera solo he tenido en cuenta la geografía que conoció Cervantes en su época, con los posibles errores que geógrafos e historiadores puedan atribuirle, pero es la que él vivió y dibujó en su obra. Esa Mancha árabe, antigua que conoció Cervantes, es la patria inmortal de Don Quijote, que perdurará por los siglos, aún con los cambios políticos y administrativos que hemos tenido y que seguro en el futuro habrá.

Que Cervantes conocía perfectamente aquel Alcázar de la Orden de San Juan, sus caminos y límites, sus gentes y labores, no cabe ya la menor duda. Entonces ¿qué causa o causas tan importantes, le unía o desunía tanto con este lugar, que le lleva a querer omitir expresamente su nombre al principio, y sin embargo se ocupa de dejarnos tantos detalles sobre él?. Quizás no lo sabremos nunca, pero esta frase, “En un lugar de la Mancha, de cuyo nombre no quiero acordarme” no hace ahora sino aumentar todavía más la importancia, que su genial creador le dio en 1605.

Alcázar de San Juan y sus vecinos, se han sentido desde la publicación de El Quijote, representados en él, y así lo han defendido diferentes personas a lo largo de estos siglos con mayor o menor acierto, incluso a veces con una supuesta indiferencia de sus propios vecinos.

Don Quijote, el caballero manchego de los sueños imposibles, el loco más cuerdo y el cuerdo más loco jamás escrito, es mi vecino.  Este sentimiento debe llevar a las personas nacidas o que vivimos en esta ciudad de Alcázar de San Juan a “adelantar el pecho y ponerse en camino de la aventura”, como nos diría nuestro querido Dr. Mazuecos.

Este trabajo lo termino de escribir y poner el título “Mi vecino Alonso” el día 10 de Agosto de 2009, día de San Lorenzo. Días después lo llevo al Registro de la Propiedad Intelectual y me propongo la aventura de contárselo a todos, a todos a los que quieran escuchar. Después de las primeras indiferencias, acogió mi solicitud de publicar pequeños resúmenes de los capítulos del estudio, este periódico, El Semanal de la Mancha, recién aparecido.

En estos resúmenes, en los que se pone nombre a la cuna del manchego mas universal, he tratado de abreviarlos lo máximo posible, aunque en algunos, su extensión superaba lo que para un periódico es una carta de opinión, por lo que no me queda mas que agradecer al equipo de redacción de El Semanal y especialmente a su directora Rosalinda, el interés y comprensión mostrado en su publicación desde el primer momento.

El siguiente paso será el de convertirlo en libro, y así darle la trascendencia que a su contenido corresponde, para que pueda ser leído y conocido por las personas que así lo deseen.

Luis Miguel Román Alhambra

Anuncios
Esta entrada fue publicada en alcazarlugardedonquijote, Alcázar de San Juan, ドンキホーテデラマンチャ, don Quijote, En un lugar de la Mancha, La Mancha, Lugar, Luis Miguel Román Alhambra, Miguel de Cervantes, 堂吉訶德德拉曼恰. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Conclusión

  1. Me gusto mucho me ayudo en un chivito de examen

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s