El Toboso

 

Plaza Juan Carlos I, en El Toboso

El siguiente capítulo de Mi vecino Alonso es “El Toboso”. Si el lugar de don Quijote nos lo oculta Cervantes, no pasa así con el de Dulcinea, su sueño de princesa. El Toboso, lo nombra en multitud de ocasiones, dejándonos referencias claras entre estos dos lugares.

Así define Cervantes la distancia que los separa, en la obra:

“Y fue, a lo que se cree, que en un lugar cerca del suyo había una moza labradora de muy buen parecer …” ¡¡Cerca del suyo!!

O esto que pensaba Sancho de Dulcinea: “… y en lo que dudaba algo era en creer aquello de la linda Dulcinea del Toboso, porque nunca tal nombre ni tal princesa había llegado jamás a su noticia, aunque vivía tan cerca del Toboso”. ¡¡Tan cerca de El Toboso!!

Muchos autores han tratado, interesadamente sin duda alguna, manipular lo escrito por Cervantes, para alargar y alargar las distancias para hacerlas coincidir con los lugares que a ellos les interesaban como “Cuna de don Quijote”, olvidándose de que nuestro ilustre manchego junto a su escudero y amigo Sancho, tenían previsto recorrer la distancia que separaba el lugar de don Quijote de El Toboso en una noche. Una noche de camino al paso de Rocinante:

“Sancho amigo, la noche se nos va entrando a más andar, y con más oscuridad de la que habíamos menester para alcanzar a ver con el día al Toboso”.

En este capítulo incluyo el primer plano que realizo para Mi vecino Alonso. En él, como en el resto, trato de obtener los máximos lugares como candidatos a ser el lugar de Alonso Quijana, don Quijote. Sin lugar a dudas, uno de los que aparecen en este capítulo es el privilegiado de serlo.

Que Cervantes conocía perfectamente El Toboso cuando creó El Quijote para hacerlo la patria de Dulcinea es indiscutible. ¿De qué lo conocía?, ¿Qué le unía a este lugar?. Hay varias teorías sobre esto, alguna muy interesante sobre cierta moza que él conocía …

Lo mejor es que visiten este bonito lugar de La Mancha de don Quijote, recorran sus plácidas callejuelas, disfruten de sus patios, retrocedan a como se vivía en el siglo XVII viendo la Casa Museo de Dulcinea o aprecien como un libro, El Quijote, es el único protagonista de un museo, el Museo Cervantino. Y tengan cuidado con la iglesia, no se den contra uno de sus muros si llegan de noche, y tengan que exclamar como don Quijote ¡¡con la iglesia hemos dado Sancho!! 

Luis Miguel Román Alhambra

.

3- EL TOBOSO

.

 

 

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en alcazarlugardedonquijote, Alcázar de San Juan, ドンキホーテデラマンチャ, don Quijote, El Toboso, En un lugar de la Mancha, La Mancha, Lugar, Luis Miguel Román Alhambra, Miguel de Cervantes, 堂吉訶德德拉曼恰. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s