La batalla con los molinos. Puerto Lápice

Cervantes hace que don Quijote en varias ocasiones entre en batalla, en circunstancias que nos pueden parecer ilógicas o surrealistas, contra gigantes o ejércitos, que luego se verán que son molinos u ovejas, o simplemente cueros de vino, entre otras disputas de menor importancia. De todas, ¿porqué la batalla contra unos molinos de viento es la más recordada, ilustrada, pintada o puesta en escena, desde su aparición en el 1605?.

Ya en la primera edición donde es ilustrado El Quijote con “treinta y cuatro láminas muy donosas y apropiadas a la materia”, aparecida en 1674, ya aparecen recortados en el horizonte, sobre los cerros, la imagen de varios molinos de viento a los que ya atacaba don Quijote, junto a otras aventuras de nuestro caballero, en primer plano en disputa con “El vizcaíno”.

Locura o metamorfosis de don Quijote. Quizás la importancia que desde el principio toma esta aventura, es porque en los molinos, don Quijote verdaderamente vio gigantes, quedando así demostrada su gran valentía y especialmente su compromiso con los valores de caballero andante que había aceptado.

No le importaron su número, él solo entendía que debía entrar en batalla contra ellos y derrotarlos, por considerarlos “mala simiente sobre la faz de la tierra” y causantes de las no pocas desdichas que en aquella época asolaban a la humilde sociedad manchega.

Al poco de ser volteado por las aspas del primero, roto y en el suelo, ya los reconoce como molinos de viento, si bien hecha la culpa de esto al sabio Frestón, que los había cambiado por molinos para que no fuesen derrotados por su espada y valentía.

Azulejo instalado en una plaza de Daimiel

Esta imagen creada y descrita por la genialidad de la pluma de Cervantes, ha sido aprovechada como ilustración principal, ya casi desde su inicio en casi todas las ediciones posteriores.

Sello de Correos de 20 pesetas

Desde entonces, la imagen de un molino con la figura de don Quijote, ha pasado a formar parte de la iconografía de El Quijote, llegando incluso a ser la imagen representativa de La Mancha o incluso de España.

Todo viajero que reconoce en el horizonte unos molinos de viento sobre unos cerros, sabe que está ya en La Mancha, en la tierra de don Quijote.

Molinos de viento en Consuegra

Muchos autores han apuntado a Campo de Criptana como el lugar donde Cervantes se inspiró al contemplar, seguro, sus muchos molinos, para describir “la espantable y jamás imaginada aventura de los molinos de viento”. No solo se inspira en aquellos molinos, sino que realmente hace que don Quijote y Sancho al amanecer, después de salir a media noche a escondidas de su lugar, se encuentren con los molinos que existían y existen, en Campo de Criptana al amanecer.

Amanece en la sierra de Campo de Criptana

A esta conclusión llego después de analizar la distancia que separa el lugar de tan singular batalla con respecto a Puerto Lápice, lugar donde se dirigen don Quijote y Sancho, y por lo tanto una referencia geográfica evidente.

La escasa distancia desde el lugar de don Quijote con respecto a los molinos de Campo de Criptana, casi es concluyente para determinar el nombre del lugar que Cervantes no quiso acordarse.

A esta sierra de Campo de Criptana subo muy a menudo. En algunas ocasiones aprovechando para volver a ver como estos gigantes mueven sus largos brazos. Se trata de la molienda tradicional, que en los primeros domingos de cada mes, nos ofrece esta importante villa manchega. Animo a todos a ver este gran espectáculo. Ver como se montan las velas en las aspas, como se orientan estas al viento predominante ese día, y como este ingenio del siglo XVI comienza a girar y mover la misma maquinaria y piedras como lo hacían hasta bien entrado el siglo pasado. Es una visión que no olvidarán jamás.

Junto a un molinero. Detrás el gigante Burleta

Y porque no, cierren los ojos, oigan el viento y el crujir de las maderas del molino, y … a un caballo galopar a lo lejos hacia ellos y a don Quijote gritar: “Non fuyades, cobardes y viles criaturas”, y a Sancho gritar aún más alto intentando que su amo se parase, y … ¡¡Habrán vivido la misma imagen que Cervantes inmortalizó y en el mismo sitio donde ocurrió!!.

En estos meses de verano, esta molienda es nocturna, y  cambia de día y fecha. La próxima será la noche del sábado 20 de Agosto. Os espero a todos, seguro que será una locura, otra locura más de las que suceden en esta tierra de cuerdos.

Luis Miguel Román Alhambra 

 

6.-LA BATALLA CON LOS MOLINOS Y PUERTO LÁPICE

.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en alcazarlugardedonquijote, Alcázar de San Juan, ドンキホーテデラマンチャ, don Quijote, En un lugar de la Mancha, La Mancha, Literatura, Lugar, Luis Miguel Román Alhambra, Miguel de Cervantes, Molinos de viento, 堂吉訶德德拉曼恰. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a La batalla con los molinos. Puerto Lápice

  1. Antonio González Peñafiel dijo:

    El término correcto es surrealista. Subrealista es un error común.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s