Don Quijote armado caballero. La venta

 

Plano publicado en Mi vecino Alonso. En el centro la venta de Manjavacas y entre los dos círculos los lugares posibles desde donde don Quijote pudo salir de madrugada para llegar a ella al final de la jornada.

Plano publicado en Mi vecino Alonso. En el centro la venta de Manjavacas y entre los dos círculos los lugares posibles desde donde don Quijote pudo salir de madrugada para llegar a ella al final de la jornada.

Este es el título del cuarto capítulo de Mi vecino Alonso. En este capítulo  se sitúa geográficamente la venta donde don Quijote es armado caballero. Una venta que se encontraba en el paraje de Manjavacas, en el término de Mota del Cuervo, y que así también era conocido en la época de Cervantes. Nunca antes de publicarse en Mi vecino Alonso esta antigua venta había sido considerada como punto de referencia en el Quijote. La gran mayoría de los autores se habían decantado por la venta de Puerto Lápice o incluso la venta de Las Motillas.

Mi vecino Alonso se terminó el 10 de Agosto de 2010, publicándose poco después y siendo presentado en Alcázar de San Juan el 1 de Abril de 2011. Posteriormente también es presentado en Campo de Criptana, El Toboso,  Madrid, Sevilla y Alicante. Se encuentra oficialmente en los fondos de muchas bibliotecas de Castilla-La Mancha y en  diez bibliotecas del Instituto Cervantes de Europa. Decenas de ejemplares están repartidos por España, resto de Europa y América.

Una de esas bibliotecas municipales es la de Mota del Cuervo, como así lo publicaba el Diario de Cuenca y el Ayuntamiento de Mota del Cuervo el 5 de Abril de 2011, unos pocos días después de su presentación:

La Biblioteca Pública Municipal de Mota del Cuervo cuenta, entre sus fondos, con la novedad editorial “Mi vecino Alonso”. Se trata de un libro importante para la localidad debido a que en él su autor, Luis Miguel Román, realiza un estudio sobre la célebre obra de Miguel de Cervantes “Don Quijote de la Mancha”, en el que sitúa a Manjavacas como el lugar donde se encontraba la venta en la que Don Quijote fue armado caballero. Desde la biblioteca os recomendamos su lectura y os recordamos que estará disponible para el préstamo a partir del mes de mayo.”

La venta de Manjavacas es ya descrita en las respuestas que Mota del Cuervo hace a los requerimientos que Felipe II, en 1575, en las conocidas Relaciones Topográficas:

“Al capítulo veinte e cino dixeron: que en esta villa hay una casa de la Encomienda de la Torre Vejezate, que agora posee el marqués de Aguilar, y una legua de esta villa hay otra casa de la dicha Encomienda, que sirve de venta, y en ella tiene un portazgo la dicha Encomienda, que esta donde dicen Manjavacas, juridiscion de esta villa”.

En Mi vecino Alonso se llega a la conclusión de que esta era la famosa venta, o castillo para don Quijote, teniendo en cuenta las ventas existentes en la época de Cervantes y cercanas a El Toboso. En esa época había documentadas en la zona, y que se tuvieron en cuenta en el estudio, tres ventas: la venta de Manjavacas, la venta de Puerto Lápice y la venta de Las Motillas, esta última se encuentra entre Alcázar de San Juan y Manzanares, pudiéndose aún ver sus ruinas. Posterior al término del estudio he localizado otra más, la venta de Montealegre en el término de Lillo, que no influye en el análisis final de la obra, pero que se tendrá en cuenta en una segunda edición de Mi vecino Alonso, ampliada con los datos aportados en la Tesela La venta cervantina de Sierra Morena y el Lugar de don Quijote.

Pero es el propio Cervantes en el relato de la vuelta de nuestro hidalgo a su casa desde la venta, después de ser armado caballero, quien nos da la solución entre las posibles ventas candidatas. Al poco de salir de la venta, alborozado por haber sido armado caballero andante, se encuentra con un chiquillo, pastor de un ganado de ovejas, atado a una encina azotado por su amo, un ganadero vecino de Quintanar, casi descartan, por el aprovechamiento común de los pastos entre los lugares de la Orden de Santiago, a las ventas de Puerto Lápice y Las Motillas. Pero poco después de esta aventura, don Quijote se encuentra de frente, por el camino que le llevaba de vuelta desde la venta a casa, con unos mercaderes que iban desde Toledo a Murcia, con los que mantiene un enfrentamiento saliendo muy mal parado. De las tres ventas, cuatro si tenemos en cuenta la de Montealegre, solo la de Manjavacas cumple con estar cercana a Quintanar y, más importante,  encontrarse en el camino de Toledo a Murcia.

Y sobre esto, que ya lo sabíamos con certeza hace cuatro años, estos días pasados, los medios de comunicación se han hecho eco de la noticia de que la arqueóloga Isabel Sánchez Duque y el historiador Francisco Javier Escudero han encontrado restos de esta venta, habiendo llegado a la misma conclusión de que es la venta que Cervantes describió en la obra.

Plano de la zona donde se ha localizado los restos de la venta de Manjavacas, junto al carril de los valencianos, camino de Toledo a Murcia, cerca de la actual ermita.

Plano de la zona donde se ha localizado los restos de la venta de Manjavacas, junto al carril de los valencianos, camino de Toledo a Murcia, cerca de la actual ermita.

Según este equipo de trabajo, los restos de la venta se encuentran junto al camino de Toledo a Murcia, a unos 500 metros de la ermita de Manjavacas, contando con casa, patio, cocina, zona de hospedaje y caballerizas, con una superficie de unos 2.000 metros cuadrados.

Este trabajo de localización “arqueológica” de la construcción, que tarde o temprano sacará a la luz los restos de una venta en la que seguro estuvo Cervantes alojado más de una vez y que la tomó como referencia para que llegase a ella don Quijote, a una jornada desde su lugar a lomos de Rocinante, no hace sino dar más fuerza a las conclusiones que en Mi vecino Alonso se exponen, que como saben fue poner nombre al lugar más importante de la obra, el lugar desde donde don Quijote salió hacia esta venta de Manjavacas, donde fue armado caballero, y después en sus otras dos salidas en busca de las aventuras que le han hecho famoso: Alcázar de San Juan. Su lugar de nacimiento y donde después de regresar de Barcelona, derrotado, muere como Alonso.

A pocos meses del comienzo de otro gran acontecimiento, como es la celebración del cuarto centenario de la publicación de la segunda parte de el Quijote y a poco más de un año del cuarto centenario de la muerte de Cervantes, los vecinos de Alcázar de San Juan, vecinos de don Quijote y Sancho, tenemos que dejar de ser simples “alcazareños simpatizantes” con el Quijote y pasar a ser “alcazareños militantes” con él, comprometidos y defensores con lo que hace cuatro siglos Cervantes nos legó, ser el Lugar de don Quijote.

¿Qué relación unía a Cervantes con Alcázar de San Juan para hacerla centro geográfico del Quijote, origen y final del hidalgo manchego más famoso, y no querer acordarse de su nombre?, ¿Cuando pasó por este lugar?, ¿Cuánto tiempo vivió aquí?, ¿Tuvo alguna relación especial con algún vecino o vecina, familia o institución, …?, ¿La partida de bautismo de un niño bautizado en 1558, y que se guarda en la iglesia de Santa María La Mayor de Alcázar de San Juan, con el nombre de Miguel Cervantes Saavedra, corresponde a la del autor del Quijote? Quizás sea ahora un buen momento para seguir investigando, aunque es posible que nunca se llegue a saber esto con absoluta certeza.

Lo que es indudable es que Cervantes conoció muy bien Alcázar de San Juan para describir sus particularidades. Que tenía un arroyo al entrar desde el este, una fuente en su plaza con problemas de abastecimiento, o muchas encinas en su término. Como también debió conocer sus lugares vecinos como El Toboso, Campo de Criptana con sus muchos molinos de viento, Quintanar y sus ganaderos, Tembleque y Puerto Lápice.

Y lo que es más importante, conocer a sus vecinos y la idiosincrasia propia manchega. No es posible, hace cuatro siglos, dibujar un lugar y su gente así sin vivir en él.

                                                                                     Luis Miguel Román Alhambra

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en alcazarlugardedonquijote, Alcázar de San Juan, ドンキホーテデラマンチャ, don Quijote, En un lugar de la Mancha, La Mancha, Literatura, Lugar, Luis Miguel Román Alhambra, Manjavacas, Mi vecino Alonso, Miguel de Cervantes, Villanueva de los Infantes, 堂吉訶德德拉曼恰. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Don Quijote armado caballero. La venta

  1. David Cejudo dijo:

    Interesante articulo y estudio.
    Las ventas manchegas… que tendrán estos castillos manchegos….

    Me interesa mucho el tema y para mi TFG hice un recorrido por las que quedan aun en pie para contextualizar una propuesta de restauración en la Venta de Borondo de Daimiel.

    La venta de Majavacas ya sucumbió al paso de tiempo, pero es muy triste ver como ventas tan importantes como la de Las Motillas o Borondo caen en ruina sin la más mínima atención. Quizá en un futuro cercano nos lamentemos y busquemos sus cimientos o los restos de sus muros como joyas.

    Un saludo.
    David Cejudo.

    http://ventadeborondo.blogspot.com.es/

    http://arquitecturapopularmanchega.blogspot.com.es/2014/06/cap74-historia-de-la-arquitectura.html

    http://arquitecturapopularmanchega.blogspot.com.es/search/label/ventas%20y%20posadas

    • Estimado David.
      Castillos o ventas, que más da. Sueño o realidad de la arquitectura nuestra. Mucha razón llevas sobre la tristeza que da contemplar como estos espacios caen el olvido particular o institucional. Cuando pasen los años y no podamos contemplarlas, sino en fotografías como las que se pueden contemplar en tu blog “Arquitectura popular manchega”, comenzaremos a lamentarnos. ¡Año del Greco, fantástico!, una promoción de Toledo inigualable. El año que viene y el siguiente deberían de ser el año del Quijote y Cervantes, donde se invierta en la promoción de La Mancha. Quizás fuese el momento de recuperar, para las siguientes generaciones, alguna de estas ventas en ruina, donde tantos viajeros recuperaron fuerzas. Cervantes debió de pasar muchas noches junto a la lumbre de sus cocinas, y dejaron en él tanta huella como para hacer de ellas punto de referencia en las aventuras de don Quijote. Dos ventas, la de Manjavacas, en el camino de Toledo a Murcia, y la venta actual de la Inés en Sierra Morena, en el camino de Toledo a Sevilla, quedaron así inmortalizadas.

      saludos, David.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s