LAS AVENTURAS DE DON QUIJOTE EN SIERRA MORENA (II)

Si hay un lugar cervantino evidente, real, este es El Toboso. Si hay un paraje cervantino evidente, real, este es la Venta de la Inés, conocida en tiempos de Cervantes como Venta del Alcalde. Y como tal, la nombra en una de sus Novelas Ejemplares, Rinconete y Cortadillo:

 “A esta sazón pasaron acaso por el camino una tropa de caminantes a caballo, que iban a sestear a la venta del Alcalde, que está media legua más adelante…”

En mi Tesela “La venta cervantina de Sierra Morena y el lugar de don Quijote”, determino que la venta a la que don Quijote y Sancho llegan, después del encuentro y apaleamiento con los yangüeses, es esta misma Venta del Alcalde, nombrada unos años después en las Novelas Ejemplares (1613), como también es nombrada la anterior venta, de este mismo Camino de la Plata, en el comienzo de Rinconete y Cortadillo:

“En la venta del Molinillo, que está puesta en los fines de los famosos campos de Alcudia, como vamos de Castilla a la Andalucía, un día de los calurosos del verano se hallaron en ella acaso dos muchachos de hasta edad de catorce a quince años…”

A esta Venta de la Inés, o del Alcalde, llegué en el 2011 para documentar mi Tesela, también un día de los más calurosos de verano. Y salió a recibirnos, me acompañaba mi mujer Maite, su actual propietario don Felipe Ferreiro, que nació en esa misma venta en 1930, y donde ha estado toda su vida. Con una lucidez impresionante nos contó cómo había sido su vida en aquella venta, sus problemas continuos con los vecinos, grandes propietarios de las fincas, que incluso le negaban el acceso al agua. Cuando le revelo el objetivo final de mi trabajo, en el que determino geográficamente esa venta, en la que estábamos sentados mientras él preparaba la comida para su mujer y su hija junto al fuego, como a la que Cervantes había llevado a don Quijote y Sancho, después de la paliza de los yangüeses para pasar una noche entre más sobresaltos que plácido sueño, y desde la que se adentran a la mañana siguiente en Sierra Morena, él me dice que eso ya lo sabía, que se lo había contado su padre, y a su padre su abuelo y a su abuelo su bisabuelo. Pocas personas hay en el mundo que conozcan el Quijote como lo conoce don Felipe y que tengan tan clara la geografía real del Quijote por esta parte de Sierra Morena como la tiene él.

sm2 1

Y desde esta venta de don Felipe, continúa mi trabajo:

LAS AVENTURAS DE DON QUIJOTE

Siguiendo la narración de las aventuras de don Quijote y Sancho por esta parte de Sierra Morena y con la referencia geográfica precisa de este batán cercano al Camino de la Plata, recorreremos esas dos leguas que separa la Venta de la Inés con el punto del camino desde el que decide don Quijote,   después de haberse consumado la liberación de los galeotes, adentrarse por lo áspero, sin camino o senda, de Sierra Morena, hacia el lugar elegido por él para hacer su penitencia junto a una peña.

 

sm2 2

En esas dos leguas, unos doce kilómetros, de esta vía de comunicación tan importante en aquella época, Cervantes enmarca las aventuras aprovechando los elementos y las formas de su relieve. Distancia de dos leguas de camino acotada precisamente por Cervantes, cuando convencido don Quijote de dejar su penitencia y regresar a casa, Sancho Panza, Dorotea y el barbero, salen al camino real, donde se reúnen con el cura y Cardenio,  que  habían quedado allí esperándoles junto a un arroyo, y ya todos juntos se dirigen a la Venta de la Inés:

Concertáronse que por entonces subiese el cura, y a trechos se fuesen los tres mudando hasta que llegasen a la venta, que estaría hasta dos leguas de allí. Puestos los tres a caballo, es a saber: don Quijote, la princesa y el cura; y los tres a pie: Cardenio, el barbero y Sancho Panza,…” (I, 29)

Unos doce kilómetros de buen camino, en aquella época, donde nuestros manchegos universales divisan  ganados de ovejas que parecen ejércitos, se encuentran con una comitiva fúnebre por la noche, noche que la terminan de pasar cerca del batán y que al amanecer, don Quijote, consigue de forma poco pacífica el famoso Yelmo de Mambrino, que no era otra cosa que una sencilla bacía de latón de un barbero que por allí pasaba, para poco después liberar a unos presos que iban condenados a galeras. Camino carretero, o de rueda, de Toledo a Sevilla, puerto fluvial de origen y destino de los cargamentos de los barcos a América,  por el que transitaba muchísima gente, de todo tipo y condición, y por el que se transportaba una parte  considerable de la plata y el oro traídos desde el otro lado del Atlántico a la corte, en Toledo o Madrid. Una zona de Sierra Morena muy desconocida hoy al abandonarse este Camino de la Plata al tránsito de viajeros y mercancías, especialmente desde que se abrió el paso de Sierra Morena por el paraje de Despeñaperros en 1783.

EN LA VENTA

“De lo que le sucedió al ingenioso hidalgo en la venta que él imaginaba ser castillo”. Este es el título del capítulo XVI, donde nos cuenta Cervantes la llegada de don Quijote y Sancho a la venta, después de haber sido apaleados por los arrieros yangüeses:

“El ventero que vio a don Quijote atravesado en el asno, preguntó a Sancho qué mal traía. Sancho le respondió que no era nada, sino que había dado una caída de una peña abajo, y que venía algo brumadas las costillas” (I, 16)

Sancho miente por miedo a que fuesen denunciados a la Santa Hermandad, al llegar a un establecimiento público en mitad de un camino en ese estado tan lamentable. Con la ayuda de la mujer del ventero y su hija, bajaron a don Quijote del borrico, y lo curaron de los muchos cardenales que en su cuerpo tenía, lo mismo que a Sancho. Acomodan a don Quijote en una mala cama y a Sancho a sus pies, sobre una estera de enea. Intentan dormir, pero el dolor es tan grande en sus cuerpos que este se lo impide.

sm2 3

Después de la mala noche pasada en la venta, entre sobresaltos, golpes y  puñadas, al amanecer, don Quijote prepara el bálsamo de Fierabrás. Lo bebe y, después de vómitos y sudores, está tres horas durmiendo, levantándose curado, según él. Advirtiendo la milagrosa curación de su amo, Sancho también se lo toma, pero con muy diferente resultado en su cuerpo, pensando incluso que estaba cerca de la muerte. Algo repuesto Sancho, don Quijote había decidido abandonar ya la venta, sin pagar los gastos ocasionados en ella, y cuando Sancho salía siguiéndolo el ventero lo retiene, manteándolo en el patio y quitándole sus alforjas, como pago en especie.

Es ya media mañana, de un día caluroso de verano, cuando Sancho se ve ya, por fin, libre de sus manteadores fuera de la venta, donde le esperaba don Quijote:

“Así como bebió Sancho, dio de los carcaños a su asno, y, abriéndole la puerta de la venta de par en par, se salió della, muy contento de no haber pagado nada y de haber salido con su intención, aunque había sido a costa de sus acostumbrados fiadores, que eran sus espaldas. Verdad es que el ventero se quedó con sus alforjas en pago de lo que se le debía; mas Sancho no las echó menos, según salió turbado.” (I, 17)

sm2 4

Don Quijote se justifica por no haberle podido ayudar durante el agravio del manteo, pues creía estar la escena encantada, aunque Sancho discrepa con su amo de la naturaleza encantada de sus manteadores. Para él eran “de carne y hueso como nosotros”, y manifiesta a don Quijote el convencimiento de que harían bien volviéndose a casa, pues desde que salieron de su pueblo “todo ha sido palos y mas palos, puñadas y más puñadas”.

                                               Luis Miguel Román Alhambra

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a LAS AVENTURAS DE DON QUIJOTE EN SIERRA MORENA (II)

  1. Pingback: Las aventuras de don Quijote en Sierra Morena (II) | Cosas de Alcázar de San Juan

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s