LA IMAGEN DE LA MANCHA, SEPTIEMBRE

lmes1

“Quien recorre la Mancha deberá creer en hadas, en fantasmas, en Caballeros Andantes y en bellas Dulcineas”

Hoy a las 3:54 horas de España ha comenzado el otoño, es el equinoccio de otoño en el hemisferio norte y el de primavera en el sur.

He esperado hasta este día para hacer la última foto desde Montón de Trigo. Desde este pequeño cerro he visto la imagen de la Mancha, siempre por la mañana, durante doce meses, y os la he dejado aquí para que disfrutéis, igual que yo, del paisaje manchego. Las cosechas de cereal se retrasaron, igual que la uva, pero han sido buenas por las lluvias de primavera. El mosto ya fermenta en las bodegas y en noviembre o diciembre ya estará listo para comenzar a embotellar el vino manchego. ¡Otro año más en la Mancha de don Quijote!

Hoy es el primer día de otoño y estamos en el conocido “veranillo de San Miguel”, unos días en los que el calor a medio día se hace sentir. No regreso aún a casa. Al salir, recuerdo un camino que recorre unos cerros llenos de molinos harineros de viento que llegaban hasta la sierra de Criptana, aunque hoy solo se pueden ver los restos de las cimentaciones. Es el camino del Pico.

lmes2

En unos minutos llego a la sierra de Criptana y junto al camino, a mano izquierda, veo dos ruinas de molinos, de los más de treinta que tuvo esta villa y que sin duda alguna Cervantes conoció. Y me da pena verlos así. Estos gigantes molieron mucha harina en los siglos XVI-XIX y llenaron las despensas manchegas de harina con la que poder hacer pan. ¡Cuánta hambre quitaron y ahora están olvidados! Si no hubiese sido por Cervantes quizá hoy no estarían entre nosotros.

lmes3.jpg

Miro a mi derecha y allí están. El turismo hace que estos tengan mejor suerte y se conserven. La imagen de la Mancha es reconocida por sus molinos de viento que inmortalizó Cervantes. Es buena hora para tomar un café en una cafetería junto a ellos.

lmes4.jpg

Tengo la gran suerte de poder tomarme el café en una pequeña terraza presidida por una escultura en hierro de Eloy Teno. Detrás, el molino Quimera, el molino que rehabilitó la República de Chile en los años sesenta del pasado siglo. Las ruinas de este molino tuvieron la gran suerte de ser miradas por Carlos Sander en su visita a Campo de Criptana, acompañado por su amigo y pintor manchego Gregorio Prieto. Suya fue la idea de promover la reconstrucción de este molino con el dinero recogido en las huchas repartidas por todo Santiago de Chile, y aquí sigue el molino Quimera, gracias a él. Termino el último sorbo y recuerdo una pequeña frase de Sander: “Quien recorre la Mancha deberá creer en hadas, en fantasmas, en Caballeros Andantes y en bellas Dulcineas”.

lmes5.jpg

No puedo volver a casa sin contemplar el nombre de Carlos Sander en la calle cercana a la subida a esta sierra molinera. ¡Cuánta suerte tuvo la Mancha de conocerle a usted!

Ha sido un año intenso, doce fotografías de la Mancha desde un mismo lugar. Hay quien ha escrito que el paisaje de la Mancha es monótono, simple, predecible. Es posible que lo sea si no se viene a ella con la intención de descubrir el espíritu de don Quijote, si no se cree en hadas, en fantasmas,…

 

                                  Luis Miguel Román Alhambra

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s