LA COMIDA DEL QUIJOTE EN MOTRIL

lmm1

El pasado viernes 26 de abril, en Motril (Granada), organizado por el Aula de Pensamiento Francisco Javier de Burgos, he tenido el privilegio de dar una conferencia sobre la comida en el Quijote, en el Palacio Ruiz de Castro de la localidad motrileña. La conferencia cerraba las Jornadas Cervantinas en Motril, abiertas el día anterior por el ensayista musical Juan Ángel Vela del Campo con su ponencia “La Música y el Quijote”. Mi conferencia ha sido la número ciento setenta que la Asociación Francisco Javier de Burgos de Motril ha organizado en sus diez años de existencia. La actividad Aula de Pensamiento FJB fue creada como espacio de encuentro en el que expertos e investigadores analizan y exponen temas de diversa índole para posteriormente debatirlos con las personas que asisten a ella.

Los protagonistas manchegos del Quijote comen, son tipos normales. Elegidos por Cervantes para parodiar a los caballeros andantes y sus escuderos, don Quijote y Sancho Panza comen y beben, si bien es verdad que no en las mismas cantidades. Una comida sencilla que nos describe Cervantes en su obra y que tantas veces él mismo ha comido en su estancia y travesía por la Mancha, es la misma que se hacía en todas las casas de la Mancha. Esa comida sencilla, de sustento y de recurso, ha sido la protagonista en la conferencia. Ollas, salpicones y fiambres, Duelos y Quebrantos, manos de ternera, legumbres, empedraos de tocino, bacalao y sardinas arenques, calderetas de cabrito, migas, empanadas de conejo y escabeches, queso de oveja, perdices y pichones, gazpachos y guisos de bodas, terminando con canutillos, flores y requesón con azúcar y canela, han sido algunos de los platos citados y la forma de elaboración en la época de Cervantes como ahora.

Hace unos meses, Gerardo Martín, el presidente de esta asociación cultural motrileña, me propuso la posibilidad de ser ponente en su actividad Aula de Pensamiento FJB con una conferencia sobre la comida en el Quijote, dentro de unas jornadas cervantinas que iban a organizar. Y este viernes pasado fue el día. Llegué a la Costa Tropical granadina a mediodía, el primer día luminoso desde hacía muchos. Un manchego, como yo, ansía ver el mar y cuando iba atravesando el sur de Granada tenía la sensación de que de un momento a otro lo iba a ver. De pronto el Mediterráneo, con un horizonte tan plano como mi Mancha, está frente a mí. Cuatro horas, sobre mi “Clavileño”, han sido suficientes para salir de la Mancha y atravesando parte de Andalucía llegar a Motril. He dejado el inmenso horizonte manchego, que encantó a Cervantes, para llegar a otro inmenso horizonte, el del Mediterráneo. Quizás por esto me guste tanto ver el mar, porque un manchego necesita ver el horizonte.

Vengo a hablar de comida y lo primero que hago es comer. ¡Qué gran suerte para comer es que alguien de un lugar te lleve a un sitio que él conoce bien!  Gerardo me lleva a un pequeño local, junto al puerto de Motril, a comer pescado. No es bacalao salado o sardinas arenques como el pescado que llegaba a la Mancha en tiempos de Cervantes, llevado por los arrieros y trajinantes andaluces, vamos a comer un pescado que hace unas pocas horas estaba vivo en el Mediterráneo. Quisquillas, boquerones a la plancha y pescadillas fritas, ¡como nunca había comido!, han sido los manjares que en Casa Chato nos han preparado diligentemente. Si están por Motril bajen a su puerto y frente a una vieja fábrica de chocolate, en la calle Bergantín San José, encontrarán este pequeño local con pocas mesas, sencilla decoración y un trato agradable. Antiguo local de pescadores me ha parecido el mejor restaurante del mundo. Y no es un espejismo manchego, como la venta que le pareció castillo a don Quijote, por la mucha hambre que llevaba, es una realidad. Sin duda alguna, don Quijote habría pedido que Sancho le llevase “dos cabezas” de boquerones mientras veía los veleros atracados en el puerto y Sancho, después,  volvería a dar buena cuenta del resto, y de unos calamares a la plancha… y para terminar un poco de su excelente ron de caña Montero.

Desde este blog, más quijotesco que cervantino, mil gracias a la Asociación Francisco Javier de Burgos, a su presidente y toda su Junta Directiva, por la invitación a sus Jornadas Cervantinas en Motril, por su trato y hospitalidad.

lmm2.png

Me llevo a la Mancha un buen recuerdo de Motril. Quizá no es el mismo que se llevó Cervantes en sus dos visitas como recaudador de impuestos atrasados que hizo a esta antigua villa en 1594. Esta extraña relación de amistad entre Motril y Cervantes se subsanó en 1905 cuando esta ciudad puso el nombre a una de sus estrechas y antiguas calles. Aunque ahora, de nuevo, parece que se desempolva esa mala amistad, y desde el Ayuntamiento, con apoyo de todos los grupos políticos que lo componen, el pasado mes de septiembre de 2018 se aprobó el cambio del nombre de la Calle Cervantes por el de Calle La Juanita, en recuerdo a Juan Alabarce Maldonado, transexual muy querido en Motril que falleció en 2009, a los 85 años, después de haber resistido, una buena parte de su vida, insultos y desprecios por su condición sexual. Parece que el empleo de funcionario de la Corona como alcabalero, de Miguel de Cervantes, y sus incidentes en esta ciudad, hace más de cuatro siglos, han pesado mucho más, en los políticos motrileños actuales, que ser el escritor en español más leído en el mundo, autor de una obra de arte, el Quijote, la novela con más traducciones y ediciones del mundo, siendo el documento más traducido después de la Carta de los Derechos Humanos y de la Biblia, para que desaparezca de su callejero.

Pero desgraciadamente hoy, como le decía don Quijote a Sancho, “andan entre nosotros siempre una caterva de encantadores que todas nuestras cosas mudan y truecan, y les vuelven según su gusto, y según tienen la gana de favorecernos o destruirnos”.

                                                           Luis Miguel Román Alhambra                          

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a LA COMIDA DEL QUIJOTE EN MOTRIL

  1. andandos dijo:

    Muchas gracias. Te leo, aunque no suela comentar.
    Un abrazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .