Las lagunas de Ruidera y la cueva de Montesinos

“… solamente faltan Ruidera, y sus hijas, y sobrinas, las cuales llorando (por compasión que debió de tener Merlín dellas) las convirtió en otras tantas lagunas, que ahora, en el mundo de los vivos, y en la provincia de la Mancha las llaman las lagunas de Ruidera, las siete son de los Reyes de España, y las dos sobrinas de los Caballeros de una orden santísima, que llaman de San Juan.” (II P, Cap XXIII)

Son las diez de la mañana, del primer día de mayo. Aunque he estado en las lagunas de Ruidera en diversas ocasiones, volvía a ellas veintiún años después acompañado de Maite, igual que lo hicimos cuando estaba a punto de dar a luz a nuestro tercer hijo, Guillermo, que nacería seis días después .

Hay que llegar pronto a este inmenso paraje, pues en días de fiesta como este, muchas personas lo aprovechan para disfrutar viendo como nace el río Guadiana formando unas grandes lagunas comunicadas unas con otras por galerías subterráneas, o como este año, desbordándose una sobre otra, en un espectáculo de agua y ruido que es difícil de describir.

ruid1Estas grandes cavidades del terreno están en constante evolución, debido a estar formadas por barreras tobáceas que represan al río Guadiana, creadas por los carbonatos de su agua muy mineralizada. Estas barreras llegan a romperse formando a lo largo de los siglos diferente número de lagunas.

En la actualidad, y después de la construcción en el siglo XX del embalse de Peñarroya, este complejo lagunar está formado por quince lagunas, repartidas entre los límites de las provincias de Albacete y Ciudad Real. Sus nombres, desde su nacimiento son: Blanca, Conceja, Tomilla, Tinaja, San Pedro, Redondilla, Lengua, Salvadora, Santos Morcillo, Batana, Colgada, del Rey, Cueva Morenilla, Coladilla y Cenagosa.

En 1781, el arquitecto Juan de Villanueva diseñó un proyecto para el aprovechamiento de las aguas de las lagunas para riego de los campos de cultivo, encauzándolas en acequias. En uno de sus planos se detallan también las lagunas y sus nombres: Coneja; Tinaja, San Pedro, Redondilla. Lengua, Salvadora, Santos Morcillo, Barrucosa, Colgada, del Rey, Cueva Morenilla y Membrilleja.

En 1545 no sabemos los nombres de las lagunas y su número, pero si que hubo unas lluvias torrenciales que asolaron a buena parte de España, provocando aquí que parte de las barreras tobáceas que existían reventaran cambiando nuevamente la fisonomía de este lugar.

Con esta nueva formación conoció Cervantes este lugar, pues él nos describe como nueve las lagunas: “… en la provincia de la Mancha las llaman las lagunas de Ruidera, las siete son de los Reyes de España, y las dos sobrinas de los Caballeros de una orden santísima, que llaman de San Juan.” (II P, Cap XXIII)

Y su situación geográfica y pertenencia administrativa, ya que como también el arquitecto Juan de Villanueva dibujó, las lagunas Cueva Morenilla y Membrilleja, “las dos sobrinas”, pertenecían a la Orden de San Juan.

Detalle del plano de Juan de Villanueva, donde se aprecia los límites de los términos de las Ordenes de Santiago y San Juan, con las lagunas Cueva Morenilla y Membrilleja pertenecientes al Gran Priorato de San Juan

Detalle del plano de Juan de Villanueva, donde se aprecia los límites de los términos de las Ordenes de Santiago y San Juan, con las lagunas Cueva Morenilla y Membrilleja pertenecientes al Gran Priorato de San Juan

La mañana nos permitía ir a visitar otro lugar, la cueva de Montesinos. Cueva a la que don Quijote, después de estar disfrutando de las bodas de Quiteria y Basilio, quiso ir a conocer:

“Finalmente tres días estuvieron con los novios, donde fueron regalados y servidos como cuerpos de Rey. Pidió don Quijote al diestro Licenciado le diese una guía, que le encaminase a la cueva de Montesinos, porque tenía gran deseo de entrar en ella, y ver a ojos vistas, si eran verdaderas las maravillas que de ella se decían por todos aquellos contornos. El Licenciado le dijo, que le daría a un primo suyo famoso estudiante, y muy aficionado a leer libros de Caballerías, el cual con mucha voluntad le pondría a la boca de la mesma cueva, y le enseñaría las lagunas de Ruidera famosas, ansimismo en toda la Mancha, y aun en toda España;…” (II P, Cap XXII).

Dejando atrás la laguna de San Pedro, con dirección a Ossa de Montiel, al poco llegamos a las inmediaciones de la cueva, y andando unos pocos metros por un pequeño sendero entre encinas, tomillo y romero, llegamos a su boca.

Boca de entrada a la cueva de Montesinos

Boca de entrada a la cueva de Montesinos

Nuevamente me quedo sin poder disfrutar de sus cincuenta metros de longitud, ver los murciélagos que asustaron a don Quijote y a Sancho y sus aguas cristalinas. Pero no tardaré en volver y contratar su visita con guía, ya que en los meses de verano esto es muy fácil y posible. Un calzado adecuado, ya que su suelo es muy resbaladizo y un casco con linterna (incluido con la visita guiada) son los únicos requisitos para soñar en el mismo lugar que lo hizo don Quijote.

¿Cuantas veces estuvo Cervantes entre estos mismos lugares para describirlos y enmarcarlos geográficamente con tanta exactitud y detalle?

De lo que no cabe duda alguna, es que conocía perfectamente La Mancha, sus límites físicos y políticos, sus caminos y parajes, sus lugares y vecinos, para hacer pasar por ellos a nuestro don Quijote en compañía de su amigo y escudero Sancho.

El Quijote es una obra de ficción, pero enmarcada en una geografía real, en una Mancha que aún hoy en día podemos visitar, casi tal y como la conoció Cervantes. Lugares como las lagunas de Ruidera y la cueva de Montesinos son una buena muestra de ello.

Parte final de la laguna del Rey, el río Guadiana sigue su camino. El Hundimiento

Parte final de la laguna del Rey, el río Guadiana sigue su camino.
El Hundimiento

                     

                         Luis Miguel Román Alhambra

Anuncios
Esta entrada fue publicada en alcazarlugardedonquijote, Alcázar de San Juan, ドンキホーテデラマンチャ, Cueva de Montesinos, don Quijote, En un lugar de la Mancha, Infantes, La Mancha, Lagunas de Ruidera, Literatura, Lugar, Luis Miguel Román Alhambra, Mi vecino Alonso, Miguel de Cervantes, Ruidera, Villanueva de los Infantes, 堂吉訶德德拉曼恰. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s