LAS AVENTURAS DE DON QUIJOTE DE LA MANCHA NUNCA ASÍ CONTADAS

Enrique Suárez (izqda) y Luis Miguel Román

Con Enrique Suárez Figaredo antes de la presentación oficial

Desde el pasado jueves, 14 de junio, está disponible para su descarga en la página www.cervantesalcazar.com, un Quijote más entretenido y entendible, especialmente editado por la Sociedad Cervantina de Alcázar de San Juan para quienes han comenzado la lectura del Quijote y la han dejado por diversos motivos, como que hay capítulos que les aburre o no lo entienden, al estar escrito en un español del siglo XVI-XVII. Según estudios oficiales, ocho de cada diez lectores que han comenzado el Quijote no lo han terminado, y de estos, muchos lo han dejado al comienzo de El curioso impertinente.

Enlace de descarga:  http://www.cervantesalcazar.com/web/pdf/QUIJOTE_SC_Alcazar.pdf

He tenido el gran privilegio, como presidente de la Sociedad Cervantina de Alcázar de San Juan, de prologar este Quijote y de presentarlo oficialmente en el Museo Casa del Hidalgo de Alcázar de San Juan, junto al autor de esta magnífica adaptación del Quijote, el barcelonés Enrique Suárez Figaredo, Socio de Honor de esta asociación cultural y editor de la gran mayoría de las obras de Cervantes y del Siglo de Oro español, un excepcional especialista del Quijote de Cervantes y el de Avellaneda. Por su conocimiento en el Quijote de Cervantes ha sido colaborador en la última edición del Quijote de la Real Academia Española de la Lengua (2015) y del Quijote de Avellaneda que en breve verá la luz,  en edición de lujo.

Este Quijote, sin perder nada de la esencia cervantina, es un 25% más corto, por haberse eliminado los capítulos en los que don Quijote y Sancho no son protagonistas, las novelas intercaladas, por lo que tenemos siempre a la vista a los manchegos universales en el argumento del capítulo. Pero además, se han corregido las erratas, se han suprimido los trucos de los cajistas en la imprenta,se ha intervenido en la sintaxis para evitar confusiones al lector, se ha adaptado el vocabulario al de uso actual para evitar tener que usar continuamente un diccionario y se ha regularizado el lenguaje de los personajes para que siempre hablen del mismo modo, en especial el de Sancho Panza. Finalmente, se han reorganizado los capítulos para hacerlos más homogéneos. Con todo, sigue siendo una obra escrita en castellano antiguo y el texto se acerca a las mil páginas. Su título está en la línea de lo realizado: Las aventuras de don Quijote de la Mancha nunca así contadas.

Quijote Sociedad 0

No es un Quijote académico, ni se pretende, es, sencillamente, el medio para que el lector esquivo del Quijote, una vez leído este, quiera leer el original de Cervantes. Para lo cual, también en la misma página web, el lector podrá encontrar las ediciones, editadas y comentadas por Enrique Suárez, de la primera y segunda parte del Quijote,fieles a la primera edición de 1605 y 1615. Y como la segunda parte del Quijote de Cervantes no se puede entender sin haber leído antes el Quijote apócrifo de Avellaneda, este Quijote también está disponible. En total, el lector tiene a su disposición cuatro Quijotes, yla descarga es totalmente gratuita.

Presentacion Quijote Sociedad.jpg

¿Qué nos ha movido a la Sociedad Cervantina de Alcázar de San Juan a hacer esta edición adaptada del Quijote? La respuesta la resumo en el prólogo, que aquí copio:

Ocupado lector del siglo XXI, es para mí, como presidente de la Sociedad Cervantina de Alcázar de San Juan, un orgullo poder presentar esta obra que ahora tienes en tus manos.

Son varios los motivos que han impulsado este proyecto. En primer lugar, nuestra Sociedad Cervantina se ubica en la ciudad de Alcázar de San Juan, que lleva, desde el año 1966, el título oficial de “Corazón de la Mancha”. Corazón de la patria de dos de los personajes más conocidos de la literatura universal, don Quijote y Sancho Panza. Por otro lado, la vinculación de esta ciudad con la figura de Cervantes es más que centenaria, desde que se encontró aquí, en 1748,  una partida de bautismo atribuida al autor del Quijote. Con independencia del devenir de esta partida de bautismo, foco de una intensa polémica sobre la patria chica del autor del Quijote, hemos seguido la trayectoria de cuantos nos precedieron en el estudio de la vinculación de Cervantes con esta ciudad, particularmente con la ubicación nuclear de la novela.

Otro de los motivos es nuestra sensibilidad por quienes, por un motivo u otro, se han alejado de la lectura, y especialmente del Quijote, por la problemática que su lectura les presenta, especialmente en los jóvenes. Esta antigua inquietud de la Sociedad Cervantina de editar un Quijote entretenido y entendible por el lector actual, pero sin perder el sabor al castellano antiguo de su redacción inicial, comienza a gestarse con Enrique Suárez Figaredo, actualmente Socio de Honor de la Sociedad Cervantina, durante las distintas actividades que llevamos a cabo. Enrique no es alcazareño, ni siquiera manchego, sino catalán de Barcelona, y un gran quijotista. En 2004 publicó un voluminoso Quijote preparado con rigor filológico, y ha colaborado en la reciente edición del Quijote de la Real Academia de la Lengua. Nuestra inquietud y el antiguo, y aplazado sine die, proyecto de Enrique de preparar un Quijote aligerado de todo lo que pueda no ser relevante al lector de cara a la continuidad de la lectura de la trama, dio lugar a la proposición por parte de la Sociedad Cervantina a Enrique de que pusiese manos a esta obra. Y en menos de seis meses teníamos en nuestras manos lo que ahora te presentamos: un Quijote entretenido y entendible. Como refleja el subtítulo de nuestro Quijote: Las aventuras de don Quijote de la Mancha nunca así contadas, estamos lejos de una edición académica al uso.

Asumimos con cervantino decoro cuantas críticas, encendidas o cordiales, merezca nuestra modesta iniciativa, y realizada por Enrique Suárez Figaredo. Venga lo que viniere sobre nuestras espaldas, sin pesadumbre lo llevaremos. Y si este Quijote, por agrado o desagrado, te mueve a leer el Quijote de las ediciones de 1605 y 1615, también te los ofrecemos con el texto íntegro y con rigor académico, así como de las más conocidas obras cervantinas.

¡Vale!

Luis Miguel Román Alhambra

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios
Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

LA IMAGEN DE LA MANCHA, JUNIO

“Hasta el cuarenta de mayo no te quites el sayo”

lmj1.jpg

Los meteorólogos aseguran que estamos en el comienzo de un cambio climático, pero este año el clima en la Mancha está siendo fiel reflejo de la sabiduría popular. Esa sabiduría que se transmite de padres a hijos, a veces, en forma de pequeñas sentencias o refranes. El sayo era una prenda de medio abrigo, larga y sin botones, usada por los agricultores y pastores. Y hasta ayer, diez de junio, en Alcázar de San Juan la habría llevado puesta Sancho Panza.

Cuando vuelvo por el camino veo una de las plantas más comunes en esta época, junto a los caminos y lindes de las tierras, son las tobas, que llegan a alcanzar más de dos metros de altura. De la familia de los cardos, es también conocida por aquí como “cardo borriquero” y forma parte de la imagen veraniega de la Mancha. Hoy están verdes, pero con el paso de las semanas, y el calor del verano, las tornará secas y amarillas.

lmj2.jpg

Y me viene a la cabeza el nombre y escudo de armas del lugar más cervantino del Quijote: El Toboso. Los vecinos de El Toboso, en 1575, respondiendo al cuestionario enviado por el rey Felipe II a su villa, dicen que: Llamase el Toboso, y se entiende que se dice así porque cerca del dicho pueblo se hacen y crían muchas tobas, y no hay noticia que antes haya tenido otro nombre… Está en el reino de Toledo en la Mancha en la provincia de Castilla… Tiene por escudo y armas unas tobas en campo verde y cielo, y en medio de ellas una cierva que viene huyendo a ellas, las tobas se ponen porque ellas dieron el nombre al pueblo… y ponerse la cierva entre ellas para mostrar el efecto dellas, porque en los tobares que en esta tierra se suelen hacer se guarece la caza, y así que por la cierva se expresa bien su afecto, y púsose cierva y no otra caza por ser la mas noble de la caza.

lmj3.jpg

Estoy a escasos metros del camino del Toboso, el mismo por el que don Quijote y Sancho pasaron hacia el lugar de Dulcinea, camino a Zaragoza. Como me ocurre varias veces al cabo del año,  siento la necesidad de pasear por sus calles y plazas, no hay ningún lugar tan cervantino como El Toboso. Mientras voy, esta vez por la carretera hacia El Toboso, me acuerdo cuando, en uno de mis viajes a Chile, cansado y con sueño, subo en el taxi que me llevaría del aeropuerto al hotel de Santiago de Chile, y el conductor me hace las preguntas de cortesía sobre mi origen, que siempre tienen mi misma respuesta: ¡Soy de la Mancha! No hace falta decir nada más, ya sabe que soy español y me ubica entre Madrid y Andalucía. ¡Debe de ser muy bonito vivir donde don Quijote!, me exclama. Después ya todo fue muy fácil, en cuarenta y cinco minutos de trayecto, hablar del Quijote y su geografía fue fascinante con este taxista, conocedor, como casi nadie, del Quijote, que había leído varias veces.

Le hablo de otro chileno, de Talca, muy especial para mí, Carlos Sander Alvarez, que impulsó la rehabilitación de los molinos de viento en Campo de Criptana, cuando estuvo destinado como cónsul en la embajada de Chile en Madrid. El taxista no recordaba nada de esto, y tomó nota del título del libro de Sander que le recomendé leer, En busca del Quijote, para buscarlo en las librerías o mercadillos de libro antiguo de Santiago. Le cuento como a veces voy a El Toboso a recorrer sus calles, y, después de unos segundos de silencio, me pregunta, entre sorprendido y pensativo: ¿El Toboso existe? ¿No es un pueblo inventado por Cervantes? Ahora soy yo el sorprendido. Las trece horas de vuelo pasadas en el avión posiblemente me dejaron sin frescura, pero también no concebía que un pueblo tan visto y tocado por mí, fuese de ficción por un lector del Quijote, como mi amable taxista.

¡Claro que existe!, le respondo. El Toboso está a unos treinta kilómetros de donde yo vivo, tan cerca que he llegado a ir en bicicleta a él, como a Campo de Criptana o a las lagunas de Ruidera, le comento. ¡Ojala hubiese durado más el trayecto!, pero era domingo y no había “taco” en la carretera de acceso a Santiago, y tampoco en sus calles, pero seguro que este taxista cervantino, en cuanto pudo, buscó en su teléfono móvil el lugar de Dulcinea.

lmj4.jpg

Paso por Miguel Esteban, y sigo la indicación hacia El Toboso ¡Cómo le hubiese gustado a aquel taxista ver esta señal!, estoy en las Tierras de Dulcinea.

En pocos minutos llego a las afueras del pueblo y dejo mi vehículo aparcado junto al convento de las trinitarias. Es casi mediodía, los ruidos son los de un pueblo pequeño de agricultores, donde casi tampoco se ve a nadie. Los hombres estarán en las viñas, desde bien temprano, colocando los sarmientos o arando la tierra para quitarle las malas hierbas. Las mujeres haciendo la comida que hoy me huele a gloria, ¡o quizás es que tengo ya hambre! Detrás de una portada escucho ladrar a un perro, que por su tono me parece de talla grande, y recuerdo: No se oía en todo el lugar sino ladridos de perros, que atronaban los oídos de don Quijote y turbaban el corazón de Sancho… Desde luego, si este ladrido, por debajo de la portada, lo escucho a media noche, me turbaría más que a Sancho Panza, por expresar así el miedo, de forma más cervantina. Sigo con mi paseo por El Toboso, y a pocos metros ya diviso la torre de la iglesia principal. Parece que el texto y mis pasos llevan el mismo tempo, solo la luz cambia el escenario.

lmj5.jpg

 

El Toboso es cervantino, se siente cervantino, y lo demuestra en sus calles, donde se nos guía hacia el palacio de Dulcinea. Solo hay que seguir las indicaciones…

Sancho hijo, guía al palacio de Dulcinea: quizá podrá ser que la hallemos despierta.

¿A qué palacio tengo de guiar, cuerpo del sol —respondió Sancho—, que en el que yo vi a su grandeza no era sino casa muy pequeña?

 lmj6.jpg

… Guió don Quijote, y habiendo andado como docientos pasos dio con el bulto que hacía la sombra, y vio una gran torre…

lmj7.jpg… y luego conoció que el tal edificio no era alcázar, sino la iglesia principal del pueblo, y dijo:

Con la iglesia hemos dado, Sancho.

lmj8.jpg

 

… si mal no me acuerdo, que la casa desta señora ha de estar en una callejuela sin salida.

 lmj9

¡Maldito seas de Dios, mentecato! —dijo don Quijote—. ¿Adónde has tú hallado que los alcázares y palacios reales estén edificados en callejuelas sin salida?

 lmj10.jpg

Señor —respondió Sancho—, en cada tierra su uso: quizá se usa aquí en el Toboso edificar en callejuelas los palacios y edificios grandes; y así, suplico a vuesa merced me deje buscar por estas calles o callejuelas que se me ofrecen…

… y así, guiado por un “GPS” tan cervantino, llego al callejón sin salida, junto a los muros del actual Museo Casa de Dulcinea…

… y su palomar restaurado sigue allí, del que se suministraban de palominos en los días de fiesta, como todos los labradores e hidalgos manchegos: Una olla de algo más vaca que carnero, salpicón las más noches, duelos y quebrantos los sábados, lentejas los viernes, algún palomino de añadidura los domingos, consumían las tres partes de su hacienda.

lmj12.jpg

La princesa Dulcinea lleva encantada más de cuatro siglos esperando que la descubramos en las calles de El Toboso, pero, quizás nos la encontremos como la labradora Aldonza. O ni la encontramos, también le paso a don Quijote… o  quizás todo esto le pasó al mismo Cervantes. Que Cervantes conoció este pueblo, yo no tengo dudas, aunque no existan documentos que lo evidencien. ¿Conoció aquí a alguna toboseña que en sueños la quiso hacer su princesa? ¡Quién sabe! Don Miguel es el autor, e igual que utiliza como escenarios en la novela parajes, caminos y lugares reales, que sin duda conoció, también pudo tomar de la realidad personajes a los que encantó genialmente en la ficción de la novela. Dulcinea no existió, pero ¿Podemos afirmar lo mismo de Aldonza, su Aldonza?

Me vuelvo a casa. El Toboso lo conocía, pero hoy lo he oído y olido, ¡y qué olores! Pero antes quiero subir a la sierra de los molinos de Campo de Criptana y hacerle una fotografía al molino Quimera. El molino, que con el dinero de los chilenos recaudado en las calles de Santiago, restauró la República de Chile por iniciativa de Carlos Sander. Posiblemente mi taxista nunca vea este artículo, pero como agradecimiento a él, por su amable atención durante el trayecto, y a los chilenos, que creyeron en el sueño quijotesco de Sander, dejo aquí la imagen del gigante Quimera. El cielo tiene nubes bajas, pero está con un azul tan limpio e intenso que me recuerda al cielo inmaculado del Atacama chileno. Sander, dedicaba En busca del Quijote a su mujer, que era española: Para Amalia, mi mujer. Compañera en rutas de ensueño, que llenó mi soledad de celestial ternura. Este libro donde España y Chile juntan sus caminos de quimera y gloria.

lmj13.jpg

Delante de este gigante, ahora entiendo su elección por Sander. Quimera: Sueño o ilusión que es producto de la imaginación y que se anhela o se persigue pese a ser muy improbable que se realice.

Esta vez el molino de viento Quimera no es un sueño, es una realidad, como la geografía del Quijote, solo hay que buscarla.

El próximo mes de julio ya será verano, invierno en Chile,  como aquel domingo.

                                  Luis Miguel Román Alhambra

 

 

 

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

SANCHEZ, HIJO DE SANCHO

SHS 1.jpg

Hoy es nombrado, por el rey Felipe VI, presidente del Gobierno de España, Pedro Sánchez. Y hoy estoy terminando de leer, para preparar el programa de radio semanal, ¡número 91!, Cervantes, don Quijote y la Mancha, de la cadena SER de Alcázar de San Juan. En él comentaremos el capítulo 50 de la primera parte del Quijote.

Don Quijote viene de regreso a casa desde Sierra Morena y en conversación con el canónigo de Toledo le quiere demostrar su inmensa generosidad, diciéndole que … por esto querría que la fortuna me ofreciese presto alguna ocasión donde me hiciese emperador, por mostrar mi pecho haciendo bien a mis amigos, especialmente a este pobre Sancho Panza, mi escudero, que es el mejor hombre del mundo, y querría darle un condado que le tengo muchos días ha prometido; sino que temo que no ha de tener habilidad para gobernar su estado.

Sancho, que está escuchando atento esta conversación, le dice a don Quijote que: no tarde en darme ese condado tan prometido por vuestra merced, como de mí esperado; que yo le prometo que no me falte habilidad para gobernarle; y cuando me faltare, yo he oído decir que hay hombres en el mundo que toman en arrendamiento los estados de los señores, y les dan un tanto cada año, y ellos se tienen cuidado del gobierno, y el señor se está a pierna tendida, gozando de la renta que le dan, sin curarse de otra cosa; y así haré yo, y no repararé en tanto más cuanto, sino que luego me desistiré de todo, y me gozaré mi renta como un duque

El canónigo, que atento escucha las intenciones de caballero y escudero, le dice a Sancho que como gobernador no puede descuidar sus obligaciones, y que debe hacerlo con habilidad y buen juicio, y principalmente [tener] la buena intención de acertar. Que si esta falta en los principios, siempre irán errados los medios y los fines.

Sancho, lejos de entender, o de querer entender, estas recomendaciones del canónigo le asegura que tan presto tuviese yo el condado como sabría regirle; que tanta alma tengo yo como otro, y tanto cuerpo como el que más…

SHS 2

¡Sánchez, hijo de Sancho! Este es el significado del apellido castellano Sánchez. Por tanto, hoy valen estos consejos para Sancho como para Sánchez. No sé si Pedro Sánchez ha leído el Quijote, pero si no lo ha hecho, y no hay uno en la Moncloa, que compre uno (esta semana pasada he comprado el Quijote conmemorativo del cuarto centenario del 2015, de la Real Academia Española, en tapa dura y magníficamente encuadernado, por menos de 14 €, así que no hay excusa por caro) y me gustaría que lo abriese por este capítulo 50 de la primera parte. Sánchez, Sancho tenía la intención de que en cuanto le llegase la hora de gobernar su estado, él sabría hacerlo y si no, lo alquilaría, y con lo que ganase viviría a pierna suelta. Espero que esta primera intención de Sancho, que luego vemos que fue un magnífico gobernador de Barataria, no sea la de Sánchez, aunque esto de alquilar el gobierno, o recibir votos a cambio de algo, parece muy normal en España, y especialmente en estos últimos días.

Creo que su gobierno no será de canónigos, pero no está de más que siga la recomendación del canónigo de Toledo, y tenga habilidad y buen juicio, y principalmente la buena intención de acertar. Que si esta falta en los principios, siempre irán errados los medios y los fines.

¡Buen gobierno, y buena lectura del Quijote, señor Sánchez!

Y aún hay quienes dicen que el Quijote es un libro rancio, trasnochado, aburrido… pues a mi hoy me parece que fue escrito hace solo una semana. ¡Quizás es que no lo han leído!

¿Caro? ¡Menos de 14 euros!

                                               Luis Miguel Román Alhambra

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

UN QUIJOTE PARA MIRAR

qpm1

El Quijote hay que leerlo, releerlo, meditarlo, comentarlo, interpretarlo, criticarlo… y también se puede mirar. Los vecinos de Alcázar de San Juan tenemos el gran privilegio de contar en la calle un “Quijote para mirar”.

Cada vez hay más quejas de la falta de hábito a la lectura y no digamos a la lectura del Quijote. Miles de folios se han escrito sobre la edad adecuada para poder entender el Quijote, y otros tantos sobre la necesidad, o no, de adaptaciones para niños y jóvenes. Pocos años después de salir a la venta, allá por el 1605, se comenzaron a ilustrar con estampas las ediciones para facilitar al lector la imagen de la escena.

Sobre mi opinión, a toda esta polémica inventada por algunos, es tan sencilla como el propio Quijote. El pasado domingo les conté el cuento del Quijote a mis nietos. Son muy pequeños. Leire casi tiene cinco años, Carlos dos años y medio y Hernán uno y medio. Y lo que más les gusta a los niños son los cuentos con dibujos, y más si se los cuentan sus abuelos en forma de historias inventadas según el momento. Así que, aprovechando una soleada mañana, fui a contarles el cuento del  Quijote a un parque de mi ciudad donde hay, desde hace casi cien años, un Quijote en la calle. Conforme llegaba al centro del Parque Cervantes, ¡no podía llamarse de otra manera!, recordaba cuando mi padre me llevaba de la mano los domingos a este mismo sitio. Pero ya lo había descubierto yo antes.

qpm2

Detalle de la aventura con Clavileño, ¡espectacular!

Nací en la calle Fray Patricio Panadero, junto al convento de san Francisco, y comencé a ir a un colegio que se llamaba Escuela  Ferroviaria, hoy Casa de la Cultura. Fui creciendo y empecé a ir solo a la escuela junto con otros amigos, pero siempre por el camino “derecho”, como me decía mi madre, de casa a la escuela y de la escuela a casa. Con ocho o nueve  años, una tarde de primavera, como ahora, a la salida del colegio acepté la proposición de jugar un rato a la pelota en un parque cercano, y allí descubrí el Quijote. No el libro, que tuvo que pasar algunos años más, sino un lugar en medio del “parque viejo”, en el que había infinidad de espléndidos dibujos, que en ese momento no sabía realmente que eran. ¡Es el Quijote!, me dijo mi madre cuando llegué a casa, a la vez que veía que mi merienda de pan con chocolate se quedaba dentro de la alacena, como castigo por no haberme venido derecho a casa. ¡Me quedé sin merendar, pero había descubierto el Quijote! Poco tiempo después mi padre me llevó un domingo a verlo, mientras que él charlaba, y hojeaba libros y revistas, junto con otros hombres. Yo miraba los dibujos sin saber que estaba en una biblioteca pública al aire libre.

qpm3

Fotografía de la biblioteca pública, de los años 60-70 del siglo pasado

En torno a 1925 se comenzó a construir este espacio público que haría de biblioteca los días de fiesta, donde se prestaban  revistas y libros. Se construyeron cuatro grandes bancos de ladrillos con hornacinas entre ellos, también de ladrillo, donde el funcionario colocaba los libros y revistas. Todo el conjunto de decoró con cerámica sevillana, con las aventuras de don Quijote y Sancho Panza. Como ha pasado con mucho de nuestro patrimonio, el vandalismo, y la dejación municipal, hizo que los azulejos originales fueran deteriorándose, hasta que hace muy pocos años se ha vuelto a rehabilitar con nuevos azulejos pegados sobre los antiguos.

Mi buen amigo Constantino, que tiene estudiado y catalogado  este recurso, me dice que hay 291 azulejos, 181 corresponden a la primera parte y 110 a la segunda parte del Quijote, además de otros muchos más pequeños y repetidos para rematar la construcción.

Hoy he venido con mis nietos para que miren el Quijote por primera vez. ¡Qué lástima que este magnífico lugar pase desapercibido a los propios vecinos de Alcázar, que sin duda muchos ni conocerán! ¡Cuánta desidia por lo nuestro! ¡Ya les gustarían a japoneses, mejicanos, o cualquier turista del mundo,  sedientos de Quijote, saber que hay un “Quijote para miraren Alcázar de San Juan. Sin duda alguna estarían leyendo y leyendo horas aquí, y, poniendo su marcapáginas, cerrar el libro y buscar esta escena que acaban de leer y soñar.

qpm4

La antigua biblioteca pública en la actualidad

De nuevo ya son visibles los daños en algunos azulejos, espero que se pueda conservar y restaurar adecuadamente para generaciones futuras. Y por qué no, que se use por los colegios de la ciudad para visitarlo y leer con los niños una aventura y que los niños la busquen, la dibujen…

qpm5

Mi madre a la derecha y mi padre en el centro, de estas fotografías.

Busco en las fotografías viejas de mi familia y encuentro a mis padres, en los años cuarenta del pasado siglo, siendo aún novios, sentados con sus amigos en los mismos bancos del Quijote, donde he estado con mis nietos. ¡Volveré, con más nietos!

                                          Luis Miguel Román Alhambra    

Publicado en Uncategorized | 1 Comentario

LA IMAGEN DE LA MANCHA: MAYO

imm1.jpg

Huh k’iti, La Mancha llahta sutiyu pin, mana yuyarina markapi, yaqa kay watakuna kama, huh axllasqa wiraqucha, t’uhsinantin “hidalgo”, ch’arki rocín kawalluchayuh, phawakachah alquchayuh ima tiyakuran …

Así comienza el primer capítulo de la primera parte del Quijote traducido al quechua por Amauta Capac Apu (Gran Maestro y Señor) Demetrio Túpac Yupanqui. Este jueves fallecía en Lima, a los 94 años de edad, quien entre 2005 y 2015 hizo posible que más de diez millones de personas que hablan el quechua en Argentina, Bolivia, Chile, Colombia, Ecuador y Perú, puedan leer el Quijote. 

Han tenido que pasar cuatrocientos años para que, animado por otro quijote español, don Miguel de la Quadra-Salcedo, Túpac Yupanqui elevara el Quijote a las cumbres de los Andes. Desde la Mancha de don Quijote, la tierra que vio nacer y morir a Alonso el Bueno, mi recuerdo para Demetrio Túpac Yupanqui. ¡Muchas gracias Túpac Yupanqui, por tu legado, y descansa en paz,  Amauta Capac Apu!

imm2

Vuelo a subir a Montón de Trigo. En mi antiguo zurrón de pastor siempre mi Quijote, mis notas y mis cámaras de fotografía. Es Mayo y todo está muy hermoso. Desde este altozano manchego las vistas de 360º son preciosas.

imm3

La Mancha en Mayo desde Montón de Trigo

 

Los verdes de las siembras contrastan con los ocres de distinto tono de los barbechos. Pero también ha comenzado la vida en la viña de la Mancha. La sabia de la vid, dormida durante meses de invierno, ha comenzado a gestar lo que será el vino de la Mancha, a finales del otoño.

imm4

Campo de viña en la Mancha

Las cepas parecen pequeños ramos que de la tierra asoman. La labor callada, con mimo, de los agricultores arando y abonando la tierra comienza a dar sus frutos. El espectáculo de color y olor es increíble en esta tarde de primavera manchega.                

imm5

De cada yema, que la tijera de podar dejó en invierno, comenzará a crecer un sarmiento nuevo, del que colgarán los racimos y dorados por el sol manchego tendremos las uvas. Pero para esto aún queda mucho.

                                            Luis Miguel Román Alhambra

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Rompiendo una lanza por Avellaneda y su Quijote

Cartel anunciador es un foto-montaje de M. Estrella Cobo Andrés a partir de dos dibujos de Jaume Pahissa

Foto participantes Mesa Redonda

Los participantes en la Mesa Redonda de izquierda a derecha: Jesús Sánchez Sánchez (moderador), Milagros Rodríguez Cáceres, Enrique Suárez Figaredo y Felipe B. Pedraza Jiménez, junto con el Presidente de la Sociedad Cervantina de Alcázar de San Juan, Luis M. Román Alhambra

Los Profesores Pedraza Jiménez y Rodríguez Cáceres y el Ingeniero y editor Suárez Figaredo, en la II Mesa Redonda de la Sociedad Cervantina de Alcázar de San Juan

Quero (Toledo), 02-05-2018.- En el marco de la III Semana Universitaria y Cervantina “Alfonso Ruiz Castellanos”, que dirige el Profesor Víctor Raúl López, de la Universidad de Castilla–La Mancha, y celebrada en la Casa de la Cultura de Quero (Toledo), ha tenido lugar el pasado 28 de abril, organizada la Sociedad Cervantina de Alcázar de San Juan, la II Mesa Redonda Cervantina, la cual se sucede a la celebrada el pasado año en la localidad de El Toboso. Junto con el resto de sus actividades culturales, la Sociedad Cervantina alcazareña pretende poner en valor y potenciar cuanto de cervantino existe en estas tierras que, oficialmente, ostentan el calificativo de “Corazón de la Mancha”.

La Mesa, titulada: “Dos autores, dos libros y dos Quijotes frente a frente: los de Cervantes y Avellaneda” y moderada por el miembro Sociedad Cervantina alcazareña Dr. Jesús Sánchez Sánchez, ha contado con la participación de tres especialistas de primera fila en Avellaneda. El Profesor Dr. Felipe Pedraza es Catedrático de la Universidad de Castilla–La Mancha y Director del Instituto Almagro de teatro clásico. La Profesora Dra. Milagros Rodríguez Cáceres es profesora de la misma Universidad, así como historiadora de la literatura española, editora y autora de una amplia panoplia de publicaciones en el ámbito de la crítica literaria. Don Enrique Suárez Figaredo es Ingeniero, editor de textos clásicos españoles y descubridor de una hasta entonces desconocida segunda edición de la obra de Alonso Fernández de Avellaneda.

La Mesa Redonda se extendió a lo largo de casi dos horas y fue seguida por numeroso público en la Casa de la Cultura “Alfonso Ruiz Castellanos”, cronista de la villa de Quero fallecido prematuramente, en cuyo honor se celebran estas Semanas Universitarias y Cervantinas.

En el transcurso de la Mesa fueron presentados y debatidos toda una serie de aspectos que atañen tanto a la valoración de la obra de Avellaneda considerada individualmente como a la relación de influencia recíproca con el Quijote de Cervantes. Respecto del primero, fue unánime la idea de que el texto de Avellaneda merece estar por sí mismo entre los clásicos del Siglo de Oro español. Es una obra técnicamente muy bien construida por un escritor solvente y eficaz.

Se reseñó, además, cómo la Segunda Parte de Quijote de Cervantes no puede entenderse sin la existencia del de Avellaneda. No sólo en lo obvio de que su aparición espoleó la conclusión por Cervantes de su Segunda Parte, sino en otros aspectos tan determinantes como la forma de manejar la comicidad por Cervantes, el desarrollo de la intertextualidad o el énfasis en la quijotización de Sancho y tantos otros aspectos del segundo Quijote cervantino que sin el concurso de la obra de Avellaneda muy probablemente no hubieran aparecido. Tan es así que, para los amantes del Quijote cervantino, ya sean  cervantistas o quijotistas, y en palabras de Enrique Suárez, la lectura del Avellaneda viene a adquirir casi el carácter de “obligatorio”.

La Mesa Redonda en su totalidad estará próximamente  disponible para ser visualizada en el canal YouTube de la Universidad de Castilla–La Mancha.

Sociedad Cervantina de Alcázar de San Juan

https://sociedadcervantinadellugardedonquijote.wordpress.com/2018/05/02/rompiendo-una-lanza-por-avellaneda-y-su-quijote/

 

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

LOS MAPAS QUE CONOCIÓ CERVANTES

LM1

Cervantes ocupando su puesto entre los geógrafos, por Fermín Caballero, 1840

Este artículo será una parte, o quizás un capítulo completo, de mi siguiente trabajo, Tras los pasos de Rocinante, en el que llevaré a mis lectores por los mismos caminos, parajes y lugares, por donde don Quijote pasó a lomos de su buen Rocinante. Como ya se pueden imaginar, nada tendrá mi propuesta que ver con las “Rutas de Don Quijote” oficiales, que desde 2005 nos indican, y obligan, a ir por rumbos que poco, o nada, tienen que ver con el Quijote escrito por Cervantes.

Filósofos, geógrafos, astrónomos, físicos, médicos, psicólogos, psiquiatras, historiadores, botánicos, filólogos, teólogos, músicos, economistas, jueces, abogados, fiscales, etc. reconocen en el autor del Quijote amplios conocimientos. Y sin embargo, hasta hoy, no tenemos de Cervantes rastro evidente de su paso por alguna universidad española, ni europea. ¿Es tan complejo y erudito el Quijote como tantos han afirmado? ¿Contempla tantas disciplinas en grado tan alto de conocimiento? Mi respuesta a estas dos interrogantes es rotundamente, no. Esta cita mía corresponde al capítulo  Presentación de Las aventuras de don Quijote en Sierra Morena (2017), y es completamente válida como respuesta a esta pregunta: ¿Era Cervantes un geógrafo, cosmógrafo o cartógrafo en su tiempo?

El Quijote es una genial obra de arte, y, como tal, es interpretable por quienes se ponen delante de ella, como un cuadro de Velázquez o Murillo, Dalí o Picasso, Monet o Renoir, Antonio López o Botero, por nombrar solo a pintores. Hay autores que mantienen todo lo contrario a mi afirmación, y aseguran que sólo un gran experto en geografía pudo escribir el Quijote. Estamos ante el distinto poso que una obra de arte nos deja cuando estamos frente a ella, y más cuando no existe pruebas evidentes, objetivas, del paso de Cervantes por algún gabinete o estudio de geografía o cartografía.

Sin embargo, aunque Cervantes no fuese un experto geógrafo, no se le puede achacar falta de conocimientos geográficos. Nombra en el Quijote, por su topónimo real, además de ríos, valles y montañas, multitud de lugares, comarcas, reinos, regiones y países. Así, de España, por diferentes motivos aparecen los topónimos de: La Mancha, Béjar, Bañares, Puebla de Alcozer, Capilla, Curiel, Burguillos,  Madrid, El Toboso, Puerto Lápice, Quintanar, Tembleque, Roncesvalles, Sevilla, Sanlúcar, Málaga, Segovia, Valencia, Granada, Córdoba, Toledo, Antequera, Murcia, Guadarrama, Arévalo, Alcobendas, Baeza, Villadiego, Piedrahíta, Alcalá, Ubeda, Valladolid, Osuna, Alcarria, Extremadura, Vizcaya, Andalucía, Castilla, León, Aragón, Navarra, Asturias, Trujillo, Alicante, Guadalajara, Santa Cruz de Mudela, Aguilar, Mallorca, Gibraltar, Vélez Málaga, Jerez, Lanzarote, Salamanca, Barcelona, Zaragoza, Ciudad Real, Tronchón, Cabra, Majadahonda, Cuenca, Ruidera, Medina del Campo, Peralvillo, Jaca, Tirteafuera, Caracuel, Almodóvar del Campo, Miguelturra, Oviedo, Morón, Aranjuez, Marchena, Tordesillas, Zamora … También podemos leer nombres de continentes, países y ciudades del mundo: Portugal, Inglaterra, Europa, Egipto, Guinea, Etiopía, Indias o Nueva España (como se conocía a América), Armenia, Italia, Alejandría, México, Perú, Gran Bretaña, París, Florencia, Nápoles, Génova, Milán, Flandes, Toscana, Venecia, Mencina, Argel, Orán, Fez, Tetuán, Lombardía, Roma, Ginebra, Borgoña, Ras, Basilea, Marruecos, Túnez, Grecia, Sicilia, Malta, Francia, Amberes, Chipre, Bolonia, Libia, Londres …

Establece los bordes del ámbito geográfico próximo a donde vive don Quijote, su comarca, su hábitat cercano, nombrando lugares físicos y la estrecha relación humana del hidalgo con ellos: De Quintanar es Juan Haldudo, el ganadero que maltrataba al joven Andrés, su pastor, y donde Sansón Carrasco compra unos perros pastores para regalárselos a don Quijote, Barcino y Butrón. A Tembleque va a segar Sancho, cuando falta trabajo en su pueblo. Hacia Puerto Lápice, pequeño núcleo de casas de quintería y una venta de paso junto al camino, van después de la aventura con los molinos de viento, porque estaba seguro don Quijote de encontrar allí alguna aventura. Y de Argamasilla son los legos académicos que escriben epitafios y sonetos a la memoria de los protagonistas: Dulcinea, don Quijote, Sancho y Rocinante. Y dentro de esta comarca cervantina, de un lugar muy cerca de donde viven don Quijote y Sancho, es Dulcinea, de El Toboso.

Además de Dulcinea, hay personajes unidos a su lugar de origen por el topónimo. El ventero donde don Quijote llega en su primera salida, y quien lo nombre burlescamente caballero, es andaluz, y de los de la playa de Sanlúcar. En esta misma venta se encontraban dos prostitutas, que atendían a los  nombres de Tolosa y Molinera, siendo sus lugares de origen Toledo y Antequera. Del mismo oficio era Maritornes, natural de Asturias, y el arriero con quien tenía ella concertada una cita era uno de los ricos arrieros de Arévalo. Alcobendas era el origen de Alonso López, quien en compañía de once sacerdotes llevaban un cuerpo muerto desde Baeza a Segovia. De las montañas de León es el capitán cautivo, y el renegado que le ayudó a salir de Argel, era natural de Murcia. El doctor de la ínsula Barataria, de nombre Pedro Recio, es natural de un lugar llamado Tirteafuera, que está entre Caracuel y Almodóvar del Campo, y no muy lejos del lugar de Sancho es el labrador, natural de Miguel Turra, un lugar que está dos leguas de Ciudad Real, quien le pide una carta de recomendación para casar a su hijo, además de una dote, enfureciendo al bueno de Sancho. De Oviedo es doña Rodríguez y la patria de don Alvaro Tarfe es Granada, ¡Y buena patria! –replicó don Quijote.

Hoy la gastronomía es global. En cualquier sitio podemos comer productos y elaboraciones según recetas originales de miles de kilómetros. Los productos tienen denominaciones de origen y su fama de únicos es conocida en el mundo entero. El buen comer y el buen beber, también era conocido por Cervantes, y no duda en dejarnos su conocimiento geográfico-gastronómico en boca de sus personajes, inventado ya,  hace cuatro siglos, las Denominaciones de Origen. En su estancia en el norte de Africa conoció frutos que, secándolos al sol, se conservan durante mucho tiempo, como los higos pasos de un lugar que se llamaba Sargel, que está treinta leguas de Argel hacia la parte de Orán. ¡Tan buen pan hacen aquí como en Francia!, Cervantes en alguna ocasión había comido pan francés y así reconocía ya su cuidada elaboración, que ha llegado hasta nuestros días. Buenos garbanzos hay en toda España, pero hasta en el Quijote se reconoce la calidad de un garbanzo de los buenos de Martos. Sancho era de buen comer, y apreciaba más la comida sencilla que si le hubieran dado francolines de Milán, faisanes de Roma, ternera de Sorrento, perdices de Morón, o gansos de Lavajos.

LM2

El médico Pedro Recio impide comer al gobernador Sancho Panza. Detalle del dibujo de Vierge. BIQ

¡Con pan, queso y vino, se anda el camino! Este refrán manchego, o sentencia popular, también lo conocía Sancho Panza. El queso manchego está  en las alforjas de Sancho en todo momento, pero el lacayo Tosilos le ofrece a don Quijote otro tipo de queso, el queso de Tronchón, asegurándole que sin duda alguna le despertará la sed. Para Sancho Panza, un buen trago de vino es el mejor acompañante a una buena comida, y, como el mejor sumiller, es capaz de apreciar distintos orígenes de vinos. Sancho reconoce el vino de Ciudad Real que le había ofrecido el escudero del Caballero del Bosque: Pero dígame, señor, por el siglo de lo que más quiere: ¿este vino es de Ciudad Real?

¡Bravo mojón! –respondió el del Bosque-.En verdad que no es de otra parte, y que tiene algunos años de ancianidad.

El relato del viaje que el capitán cautivo hace en la venta de Sierra Morena, no deja de ser un itinerario de viajes de la época. Decidido a seguir el empleo de las armas, se despide de su padre y sus hermanos, e inicia su viaje como soldado del ejército español, ¿Es una descripción de algún viaje del propio Cervantes?:

“… y abrazándonos y echándonos su bendición, el uno tomó el viaje de Salamanca, el otro de Sevilla, y yo el de Alicante, adonde tuve nuevas que había una nave ginovesa que cargaba allí lana para Génova…

…Embarqueme en Alicante, llegué con próspero viaje a Génova, fui desde allí a Milán, donde me acomodé de armas y de algunas galas de soldado, de donde quise ir a asentar mi plaza al Piamonte; y estando ya de camino para Alejandría de la Palla, tuve nuevas que el gran duque de Alba pasaba a Flandes. Mudé propósito, fuime con él, servíle en las jornadas que hizo, hálleme en la muerte de los condes de Eguemón y de Hornos, alcancé a ser alférez de un famoso capitán de Guadalajara, llamado Diego de Urbina, y a cabo de algún tiempo que llegué a Flandes, se tuvo nuevas de la liga que la Santidad del Papa Pío Quinto, de felice recordación, había hecho con Venecia y con España, contra el enemigo común, que es el Turco…

… Y quiso mi buena suerte que el señor don Juan de Austria acababa de llegar a Génova; que pasaba a Nápoles a juntarse con la armada de Venecia, como después lo hizo en Mencina” (1, 39)

Si Cervantes no era geógrafo, no asistió a ninguna universidad, que se conozca hasta hoy, ¿Dónde y cómo pudo conocer tantos lugares para utilizarlos en el Quijote? Sin duda alguna, muchos de los lugares de España los pudo conocer personalmente en sus múltiples viajes que hizo. Otros en Francia, Italia, Alemania y Flandes, norte de Africa y Constantinopla, también en sus años en el ejército español y presidio. Los nombrados del Nuevo Mundo, tanto en el Quijote como en las demás obras suyas, es imposible que los conociese, pues aunque solicitó un puesto de funcionario nunca se le concedió. Los lugares nombrados por Cervantes, conocidos personalmente o no, todos se encuentran en los mapas. Sólo en los mapas pudo ver su situación en España y en el mundo, sin haber estado en ellos.

En nuestro siglo XXI es extraordinariamente sencillo adquirir, contemplar o estudiar un mapa de cualquier espacio geográfico del mundo con una exactitud increíble, hasta no hace muchos años. Esta visión del mundo es posible por los medios técnicos que, a bordo de satélites artificiales,  cartografían desde el espacio nuestro planeta Tierra. Pero Cervantes vivió principalmente en el siglo XVI, cuando la cartografía era un artículo escaso y al alcance de unos pocos.  Que Cervantes pudo tener en sus manos mapas de Europa y particularmente de España es más que posible. La amistad, o la  relación, con personajes influyentes, propietarios de grandes  bibliotecas donde se recogían los pocos mapas que existían, pudo ser en ellas donde los pudo apreciar y manejar. No hay que olvidar que además del trabajo como funcionario, después de su etapa militar y prisión en Argel, antes de alistarse en el ejército español en 1570, estuvo de camarero en la casa del cardenal Giulio Acquaviva, en la ciudad de Roma, donde en su magnífica biblioteca pudo leer a los clásicos y tener entre sus manos los mapas que se imprimían en Italia, y principalmente en la ciudad flamenca de Amberes. Solo en las grandes bibliotecas privadas, como la del cardenal Acquaviva, pudo ver el Mundo como hasta en el siglo XVI se había conocido.

Antes de la aparición de la imprenta, en 1450, los mapas eran dibujados a mano. En el Renacimiento, la representación de la geografía se comienza a generalizar mediante la imprenta tipográfica y el uso de nuevas técnicas de grabado, llegando así a muchas más personas, aunque el producto seguía siendo muy caro y elitista. El interés por conocer, unido a las nuevas técnicas de impresión, hizo que apareciese un nuevo mercado de edición, impresión y venta de mapas, sueltos, de mayor o menor formato, o encuadernados en un formato más manejable en forma de atlas.

LM3

Copia manuscrita de la Cosmographia de Ptolomeo de mitad del s. XV. Biblioteca Nacional de Nápoles

 

Con el redescubrimiento de la Cosmographia de Ptolomeo y el descubrimiento de América, y las sucesivas expediciones a las nuevas tierras, generó un interés especial en los monarcas de rodearse de los mejores geógrafos, cosmógrafos y cartógrafos, que dibujasen los nuevos mapas de sus posesiones. La  Cosmographia de Ptolomeo, olvidada durante diez siglos, es sacada de nuevo a la luz por M. Crisolas (1350-1415) y traducida al latín por Jacobus de Scarperia,  y comenzó a copiarse manuscrita hasta mitad del siglo XV. Con la invención de la imprenta  es publicada ya impresa, sin mapas, en Venecia en 1475 y en Bolonia en 1477, ya con veintiséis mapas.

Los primeros mapas en los que se incluían tierras del Nuevo Mundo aparecieron a comienzos del siglo XVI. El más antiguo es el realizado a mano sobre pergamino en forma de carta o portulano, por Juan de la Cosa, en 1500. Dos años después aparece el mapa de Alberto Cantino, y de 1506 se conserva un solo ejemplar del mapa impreso realizado por Giovanni Contarini.

LM4

Universalis Cosmographia de Martin Waldseemüller Library of Congress, USA

Con el nombre de América, en honor al cosmógrafo Américo Vespucio, aparece ya en el mapamundi dibujado por Waldseemüller en su honor, grabado e impreso en 1507 en doce hojas, que unidas se obtiene un gran mapa de 2,40 m. por 1,35 m. Solo un año después, en 1508, en una nueva edición impresa de la Cosmographia de Ptolomeo, se incluye el nuevo mapa del Mundo realizado por Johannes Ruysh.

Algunos de los mapas realizados fueron únicos y se mantenían en secreto, con la intención de aprovecharse de ellos en el campo político, militar o económico, y nunca llegaron a publicarse, quedando en poder de quienes los encargaban. Incluso llegaba a prohibirse por ley la publicación o la transmisión de la información contenida en esos mapas, aunque una y otra vez este mandato  se contravenía, existiendo un contrabando de mapas muy bien pagado.  En España se crea en Sevilla, por los Reyes Católicos, la Casa y Tribunal de la Contratación en 1503. Además de la función de regulación del comercio y la navegación con el Nuevo Mundo, tenía la responsabilidad de dibujar las cartas e instrumentos necesarios para la navegación segura. Se nombra un Piloto Mayor, con la función principal de realizar las cartas náuticas y recoger la información que todos los pilotos debían aportar a la vuelta de sus viajes, sobre nuevos accidentes geográficos vistos, medidas astronómicas de posición, desviaciones de la aguja magnética con respecto al norte geográfico, etc. El primer Piloto Mayor fue Américo Vespucio, quien recibió la orden de hacer el Padrón Real por el cual todos los pilotos se hayan de regir y gobernar. Vespucio también tenía la obligación de formar y examinar a los futuros pilotos en el uso de los instrumentos náuticos, determinar precisamente la posición de la nave y su rumbo, conocer e interpretar las tablas de mareas en las entradas y salidas de los puertos, y cómo llevar el diario de navegación y las anotaciones que debían aportar por escrito, al Piloto Mayor de la Casa de Contratación, a su vuelta a Sevilla.

El siglo XVI fue especialmente fructífero en la nueva forma de ver el mundo a través de los mapas. Su imagen y la de la Península Ibérica, Cervantes pudo contemplarlas en los mapas exentos, impresos sin formar parte de ningún libro de mapas, o en las colecciones y atlas de mapas que fueron surgiendo. Mapas anteriores, manuscritos dibujados incluso en finas pieles, aunque existían, eran dificilísimo de poder contemplar, ya que eran propiedad de solo unos pocos.

LM5

Península Ibérica. Copia manuscrita de la Cosmographia de Ptolomeo de mitad del s. XV. Biblioteca Nacional de Nápoles

 

Se puede considerar como el primer mapa moderno de la Península el que acompaña al texto manuscrito en la Cosmographia de Ptolomeo. Mapas exentos, al haberse publicado muchos ejemplares en cada edición y de cada geógrafo, es mucho más posible su conocimiento y manejo por Cervantes. Estos comenzaron a imprimirse y comercializarse desde Italia, tanto desde Venecia como de Florencia, principalmente. El uso y la mala conservación de los ejemplares ha hecho de que hayan llegado muy pocos hasta nuestros días.

LM6

La Spana, dibujada por Gastaldi en 1544. Biblioteca Nacional de España

Uno de los mapas exentos más antiguos, grabado en plancha de cobre, es el dibujado por el cartógrafo italiano Giacomo Gastaldi, calificado como el mejor cartógrafo italiano del siglo XVI, con el título de La Spana, en 1544. Un mapa ya conocido en España en la época de Cervantes. En la cartela podemos leer que el embajador de España en Venecia, Diego Hurtado de Mendoza, es una de las fuentes de información del diseño del mapa.

lm7

Copia del mapa Nova Descriptio Hispaniae de Corsulensis realizada por Cock en 1553 Biblioteca Nacional de España

En 1551, el fraile dominico Vicentius Corsulensis dibuja Nova Descriptio Hispaniae. Se graba y se estampa en Venecia. Este mapa, considerado como el que mejor representaba el perfil costero de la Península, fue muy copiado, o se convirtió en la base de otros muchos mapas posteriores. Aunque fue muy difundido en la mitad del siglo XVI, sólo se ha conservado un ejemplar original del mapa de Corsulensis, que forma parte de la colección encuadernada en un solo tomo propiedad de la familia genovesa Doria.

lm8

Mapa Nova Descriptio Hispania de Pirro Ligorio, dibujado entre 1560 y 1578 Biblioteca Nacional de España

 

Pirro Ligorio también se basa en el mapa de Corsulensis para dibujar, en 1559, el mapa  Nova totius Hispaniae descriptio, con una red de rumbos similar,  y el Nova Descriptio Hispania, editándose en el Speculum Orbis Terrarum  de Gerad de Jode en 1578.

En la segunda mitad del siglo XVI se comienzan a agrupar mapas de diferentes autores, encuadernados plegados o pegados a una hoja mayor, según las dimensiones originales de la estampa, poniéndose juntos a la venta. Antonio Lafreri, francés, con taller en Roma, es uno de los primeros editores que comercializan estos conjuntos de mapas encuadernados en un solo tomo, y de la misma manera trabajaban en Italia los editores Camocio, Forlani y Tramezini.

Coetáneos a Miguel de Cervantes fueron dos grandes cosmógrafos, geógrafos y cartógrafos, que transmitieron sus conocimientos en libros, mapas y atlas: Gerad Mercator (1512-1594) y Abraham Ortelio (1527-1598). Ellos, además de realizar mapas murales de grandes dimensiones, muy caros, y entregados enrollados, o para ser pegados sobre madera y colgados en grandes paredes de edificios privados, públicos y palacios, impulsaron directamente en sus talleres la impresión de los atlas, como hoy los conocemos.

Concebir y realizar un atlas, además de la creación y dibujo del mapa por el geógrafo y cartógrafo, necesitaba de varios especialistas coordinados por el propio editor: tipógrafos para la formación de los textos que acompañan los mapas, grabadores capaces de llevar a una plancha de madera o metal el dibujo del cartógrafo, y encuadernadores que ensamblen todas las hojas de texto y estampas realizadas, en un mismo libro. La difusión e interés de sus obras fue altísima, editándose multitud de ediciones traducidas a las lenguas más importantes de Europa, siendo así como llegó las imágenes del mundo y sus continentes, países y ciudades, ríos y montañas, a poder ser contemplados por los privilegiados de poder comprar un atlas y colocarlo en su biblioteca. Es muy posible, como he comentado antes, que en la biblioteca de algún edificio público, o de personajes importantes, pudo tener Cervantes entre sus manos uno de estos atlas, y así conocer, sin haber estado jamás en ellas, las principales ciudades y lugares del mundo conocido hasta entonces, que luego nos nombra en el Quijote y en el resto de sus obras.

lm9

Descripción de qualquier region en llano, fin conocer la longitud, ni latitud, ni distancia, en el Libro de la Cosmographia de Frisius, traducido al castellano en 1548. Biblioteca Nacional de España

El siglo XVI, también fue el comienzo de la cartografía matemática. De la misma manera que se producían avances en la técnica de grabado e impresión de mapas, en las universidades europeas se comenzaba a relacionar las matemáticas con la cartografía. Impulsor del método de triangulación, inventor y constructor de instrumentos astronómicos, es el astrónomo y matemático Gemma Frisius (1508-1555) que fue profesor en la Universidad de Lovaina, volviendo a publicar en 1547 el Libro de la Cosmographia de Pedro Apiano, con sus nuevas e importantes aportaciones. La confección de un mapa requería cada vez más de las matemáticas y del uso de más y mejores observaciones astronómicas. El geógrafo y el cartógrafo se basaban en datos aportados por otros para situar las principales ciudades en el mapa. Los demás lugares se situaban según apreciaciones de viajeros, exploradores o comerciantes conocedores de la zona, según sus descripciones más o menos acertadas. El geógrafo no hacía personalmente in situ la observación astronómica para situar los lugares. Conocedores directa o indirectamente de los conocimientos de Frisius,  Abraham Ortelius y Gerad Mercator, impulsan el conocimiento de la cartografía moderna mediante la publicación de libros de mapas, los atlas.

lm10

Europa, en el Theatrum Orbis Terrarum de 1570. Biblioteca Nacional de España

El primer atlas moderno fue el Theatrum Orbis Terrarum, de Abraham Ortelius, publicado en el año 1570 en Amberes. Reconocido grabador de mapas, viaja por toda Europa con la intención de recopilar toda la información sobre mapas y conocimientos de los cartógrafos existentes. Coincide con Mercator en la Feria del Libro de Franfurt, en 1554, compartiendo desde entonces conocimientos y amistad. De su ciudad natal, Amberes, era también Cristóbal Plantino (1520-1589), uno de los mejores impresores y comercializadores del momento, ciudad donde se imprimió la primera edición del Theatrum Orbis Terrarum, y que tuvo ese mismo que reimprimirse, ante el éxito y la fuerte demanda obtenida. Hasta la última edición en 1612, el Theatrum Orbis Terrarum, se imprimió en treinta y cuatro ediciones: quince en latín, tres en neerlandés, cinco en alemán, cuatro en español, cuatro en francés, dos en italiano y una en inglés. Todas las grandes bibliotecas europeas mantenían entre sus fondos un Theatrum Orbis Terrarum de Ortelius. Cinco años después de la primera edición, el rey Felipe II lo nombra Geógrafo Real, por lo que tuvo conocimiento del conocimiento obtenido por los españoles y portugueses en sus expediciones, así como de la cartografía pública o secreta del momento.

lm11

Europa, en el Atlas Minor Gerardi Mercator, de 1608 Biblioteca Nacional de España

Por primera vez, con el nombre de atlas, un libro de mapas, Mercator publica su primer Atlas entre 1585 y 1589. Mercator estudió en la Universidad de Lovaina, siendo su profesor Gemma Frisius, quien también tenía un taller cartográfico donde Mercator aprendió a dibujar y grabar mapas, y a construir instrumentos geográficos y globos terráqueos. Sus conocimientos matemáticos, topográficos y cartográficos, aprendidos del propio Frisius en la Universidad de Lovaina, posiblemente facilitaron la invención de la proyección más importante de la esfera al plano, la Proyección Mercator, dando solución a uno de los problemas más importantes en la navegación, el trazado de un rumbo en línea recta en las cartas náuticas, que ha llegado hasta nuestros días.

Mercator abre en Amberes su propio taller de impresión de mapas, donde inicia su proyecto editorial con una nueva edición de la Cosmographia de Ptolomeo, y donde imprime su Atlas sive cosmographicae meditationes de fabrica mundi et fabricati figura, la imagen del mundo que él quería transmitir con mapas originales suyos. Amberes, donde ya estaban  establecidos Plantini y Ortelius, entre otros, era la ciudad más influyente en la impresión y comercialización de libros y mapas en Europa. El propio Cervantes así lo reconoce en el Quijote, cuando Sansón Carrasco le dice a don Quijote que sus hazañas ya se conocen hasta en Portugal, Barcelona y Valencia, donde se han impreso; y aun hay fama que se está imprimiendo en Amberes. (2, 3) 

Recopilar información, verificar y dibujar los más de cien mapas con que contaría su Atlas le llevó mucho tiempo. La primera parte se edita en 1585 y en 1589 la segunda. Sigue trabajando en ampliar el número de mapas hasta su muerte en 1594. Su hijo, Rumold, fue quien terminó el trabajo, editándose completo en 1602. Poco después, en 1604, las planchas de grabado se subastan por la familia, siendo compradas por otro grabador flamenco, Jodocus Hondius, quien volvió a editar el Atlas de Mercator en 1606. Un año después, de los buriles y tórculos del taller de Hondius, salen las estampas de los mapas que componen un Atlas de Mercator, de menor tamaño, con el título de Atlas Minor Gerardi Mercator, de mucho éxito, y del que se hicieron muchas ediciones. Su menor tamaño le hacía poder ser  llevado en los viajes y consultado en cualquier lugar. Tanto el Atlas como el Atlas Menor de Mercator fueron publicados tras la muerte de Joducus Hondius,  en 1612, por sus hijos hasta una última edición en 1619.

En estos atlas, que contiene varias decenas de mapas de todo el mundo, por continentes, por países  e incluso por regiones, también está el mapa de España conocido en la época, el escenario real de las aventuras de don Quijote.

lm12

Península Ibérica, las islas Baleares y las costas del norte de África, de una de las ediciones de 1570 de la obra Theatrum Orbis Terrarum, de Ortelius. Biblioteca Nacional de España

lm13

Mapa de la Península Ibérica y de las islas Baleares, de Mercator, coloreado y reimpreso en 1606 por Hondius

De una manera o de otra, estos grandes cartógrafos estuvieron relacionados con los reyes de España, especialmente Ortelius, quien fue nombrado Geógrafo Real por Felipe II, en 1575. Pero en España también hubo geógrafos y cartógrafos empeñados en hacer el mapa, la imagen interior, de España. Tres grandes proyectos geográficos fueron desarrollados en el siglo XVI en España, pero no fueron acabados. Es muy posible que hubiese otros mapas, pero el secretismo de los reyes y consejeros por ocultar sus posesiones, por el valor estratégico y militar, y la falta de grabadores e impresores especializados en España, que llevasen a la estampa los dibujos de los cartógrafos, ha hecho que no dispongamos hoy de ninguno. Estos tres grandes proyectos españoles del siglo XVI son: la Descripción y Cosmografía de Hernando Colón, el Atlas de El Escorial y el Mapa de Esquivel.

El proyecto de Hernando Colón (1488-1539), hijo del descubridor de América, también es conocido como los Itinerarios de Hernando Colón. Con sólo catorce años acompaña a su padre en el cuarto viaje al Nuevo Mundo. Al conocerse una asignación económica alta, se supone que realizaba en el viaje algún tipo de trabajo cartográfico, una de sus pasiones.

Carlos I, y su interés por conocer el alcance de sus pertenencias y su buen gobierno, encarga a Hernando Colón realizar una descripción de España y el dibujo de ese mapa. Los trabajos de recopilación de datos, redacción y memoria de ellos, se realizan entre 1517 y 1523, cuando, sin estar terminados,  el rey paraliza el proyecto. Poco ha llegado hasta nuestros días del proyecto, pero si la forma que debían de obtenerse y registrarse los datos por los comisionados en las expediciones a las distintas partes de España, y cómo se situarían y dibujarían las ciudades y lugares en el mapa. Se utilizaría las coordenadas conocidas en la Tabla de la diversidad de los días y horas, y partes de hora en las ciudades, villas y lugares de España, de Antonio de Nebrija, publicada en 1517, y alrededor de estas se posicionarían los lugares alrededor por distancias y dirección a ellas. Estos datos debían de ser recopilados en los viajes por los comisionados. Estas distancias se determinaban por las contestaciones de vecinos o autoridades de los lugares visitados, o por la propia experiencia en el viaje del comisionado, pero no se anotaban ángulos ni se hacían observaciones astronómicas nuevas, por lo que el mapa carecería de rigor matemático alguno.

lm14

Descripción realizada de Alcázar de Consuegra, en la visita realizada por el propio Hernando Colón a principios del siglo XVI. Biblioteca Nacional de España

El proyecto de Colón ha terminado y sus datos abandonados para siempre. Se describen unos 1300 lugares con el nombre del lugar, número de vecinos, el tipo de jurisdicción a la que pertenece y la distancia a los lugares cercanos, con alguna descripción notable.

Hasta hace muy pocos años no se sabía nada del segundo gran proyecto cartográfico español, el conocido como el Atlas de El Escorial. Es una colección de veintiún mapas doblados a la mitad, encuadernados en un solo tomo, con un primer mapa general de la Península y veinte mapas a una escala mayor. No tiene fecha, ni nombre del autor, pero investigadores expertos en cartografía han llegado a la conclusión de que este mapa manuscrito encontrado en la Real Biblioteca de El Escorial se comenzó a dibujar alrededor del 1538 y su autor fue Alonso de Santa Cruz (1505-1567). Nacido en Sevilla, en un ambiente relacionado con la navegación y nuevas expediciones, en 1526, se embarca en la expedición al río de la Plata dirigida por Sebastián Caboto, donde adquiere gran experiencia astronómica y cartográfica. A su vuelta comienza a intentar resolver uno de los problemas más importantes para los pilotos, cómo establecer bien el rumbo, e inventa y construye instrumentos para la observación astronómica desde los navíos. El rey Carlos I, le encarga la elaboración de hacer la descripción general de la Geografía de España, utilizando sus instrumentos con los que obtenía una mayor precisión en las coordenadas, que las obtenidas hasta entonces. En una carta enviada al rey le describe que tiene cosas de geografía hechas, entre las que se encuentra una de España del tamaño de un gran repostero donde están puestos todas las ciudades, villas y lugares, montes y ríos que en ella hay. Un repostero de la época era un tapiz con el que se decoraban los balcones o entradas de las casas, con el escudo de armas de la familia bordado o pintado en él, y el Atlas desplegado corresponde a una superficie de más de cuatro metros cuadrados, similar a un repostero. Carlos I se retira a Yuste, y el nuevo emperador Felipe II no cuenta con sus servicios directamente.

lm15

Mapa general del Atlas de El Escorial. Biblioteca Real del Monasterio de El Escorial.

El mapa general incorpora una retícula numerada, que identifica la hoja que corresponde a esa parte de la Península entre las siguientes hojas numeradas. Este mapa general no tiene escala, ni cartela, y están reflejadas las poblaciones más importantes, otras de segundo orden, sistemas montañosos y los ríos más importantes, con correcciones, por lo que se supone  que era un mapa aún en construcción. Este mapa se dibuja con los datos de las otras veinte hojas, que son las que muestran el valiosísimo trabajo cartográfico realizado por Santa Cruz. Geoffrey Parker lo describe así: … el Atlas de El Escorial contiene, con mucho, los mayores mapas del momento basados en una medición detallada del terreno. Ningún otro estado importante del siglo XVI poseía nada semejante.

Pero Santa Cruz era un cartógrafo elegido por Carlos I, y el nuevo rey de España, Felipe II, lo nombra Cosmógrafo Mayor de la Casa de la Contratación de Sevilla, para alejarlo de los nuevos cartógrafos nombrados por él. El Atlas queda en el olvido en una estantería de la Biblioteca Real. Este proyecto cartográfico terminó cuando en 1550 Felipe II encarga a su cosmógrafo de confianza, Pedro Esquivel, un nuevo proyecto. El rey conocía como en las universidades se ideaban y construían nuevos instrumentos de observación astronómica y topográficos, nuevos procedimientos para medir distancias y ángulos, uso de la escala y nuevas proyecciones de la esfera al plano, y conocía del prestigio y conocimientos de Pedro Esquivel.

Pedro Esquivel, nace en Alcalá de Henares (?-1565), y estudia en su universidad, pasando a ser profesor de matemáticas en ella misma. Sus grandes conocimientos en astrología y matemáticas le convierten en Cosmógrafo Real de Felipe II. Con instrumentos aún más precisos que los de Santa Cruz, una nueva metodología en el trabajo de campo, empleo de proyecciones, cálculo de distancias por triangulación matemática, situaba con mucha precisión cualquier detalle geográfico, como nunca se había conocido en España. Con su método e instrumentos, un topógrafo y ayudantes, recorre él mismo España tomando medidas y notas muy precisas. Y hasta aquí llega este proyecto, con solo sus notas de campo, ni rastro de croquis o borradores de mapas, porque con su muerte, en 1565, su trabajo se paraliza y empieza a difuminarse en manos de unos y otros, que no supieron seguir su procedimiento, hasta el punto que hoy, sus notas de campo, forman un tomo de más de ochocientas folios en las estanterías de la Biblioteca Nacional de Suecia. Cómo llegan las notas de campo a Estocolmo es materia para otro artículo sobre la desidia o desinterés por conservar nuestro patrimonio.

Ahora digo, que el que lee mucho y anda mucho, ve mucho y sabe mucho (2, 25). Es evidente que Cervantes, aunque pudo tener referencias de estos proyectos cartográficos españoles nuca pudo ver el mapa de España dibujado por sus autores españoles. Los muchos topónimos y la extensa geografía descrita en el Quijote, y en todas sus obras, son reflejo de su experiencia personal en sus muchos viajes y en lo mucho que leyó, de cualquier materia, en su vida, ¡no hay libro tan malo, que no tenga algo bueno!, escribía en el Quijote.

A quienes hoy defienden, rodeados de sistemas de información geográfica con mapas digitales realizados mediante las técnicas actuales de  fotogrametría, ortofotografía, modelo digital del terreno, interferometría radar, teledetección… que la geografía real del Quijote no existe, que es también ficción, o a quienes incluso se permiten la licencia de criticar las contradicciones geográficas o el conocimiento de Cervantes sobre el espacio geográfico que nos muestra de la patria del hidalgo manchego, como es imposible hacerles andar por los caminos reales, aún existentes en la Mancha, les recomiendo miren los mismos mapas que pudo tener en sus manos Cervantes, en alguna biblioteca española o italiana, y observen en ellos lo mismo que el autor del Quijote.

De uno de los mapas exentos, mapas sueltos, el dibujado por Gastaldi en 1544, con el título de La Spana, podemos ver dos de los topónimos utilizados en el Quijote, referentes a la patria y escenarios de las aventuras del hidalgo manchego: La Mancha y Campo de Montiel. El embajador de España en Venecia, Diego Hurtado de Mendoza, fue una de las fuentes de información del diseño del mapa del cartógrafo italiano.

Gastaldi

Detalle de La Spana de Gastaldi. Biblioteca Nacional de España

El mapa de Gastaldi tuvo difusión en España, pero nada comparable a los mapas de España de Ortelius y Mercator, hasta con ediciones, de los Atlas que los contenían, expresamente en castellano. Sin duda alguna estos fueron los más conocidos y manejados, dibujados por los dos cartógrafos más importantes de Europa en tiempos de Cervantes. En ellos, el topónimo Mancha no aparece, pero si el de Campo de Montiel. De la misma manera que el mapa de Corsulensis, de 1551, estos mapas fueron copiados o sirvieron de base para otros muchos mapas que circularon por España.

lm17

Detalle del mapa de España de Ortelius. Biblioteca Nacional de España

lm18

Detalle del mapa de España de Mercator. Biblioteca Nacional de España

Mercator, en su Atlas final también hizo un mapa de la región de Castilla la Nueva, que tituló Castillae Veteris et Novae Descriptio. De la misma manera que el mapa general de España, Cervantes pudo observarlo al estar en el mismo atlas:

lm19

Detalle del mapa de Mercator Castillae Veteris et Novae Descriptio. Instituto Geográfico Nacional

 

Esta es la imagen de la patria de don Quijote que pudo observar Cervantes en los libros de mapas, los atlas, dibujados por los dos cartógrafos más importantes del momento, coetáneos a Cervantes. Y en la extensa Mancha, el distrito del Campo de Montiel está al este de Alcázar de San Juan. La misma imagen que vi en la Real Biblioteca de El Escorial, en septiembre de 2008, cuando el bibliotecario me puso en las manos el Atlas de El Escorial, y mirando el mapa general de España vuelvo a ver el Campo de Montiel al este de Alcázar de San Juan.

lm20

Detalle del mapa general del Atlas de El Escorial. Biblioteca Real del Monasterio de El Escorial.

Este mapa nunca lo vio Cervantes, pero Alonso de Santa Cruz tuvo los mismos datos geográficos que Ortelius y Mercator para situar y dibujar el Campo de Montiel al este de Alcázar de San Juan. ¿Estaban en un error todos los expedicionarios que recorrieron Castilla recogiendo datos, preguntando a vecinos y autoridades, para luego entregar sus notas de campo al geógrafo? Es posible. Pero no es un error achacable a Cervantes ni a quienes interpretamos la geografía del Quijote con los mismos mapas y documentos que Cervantes pudo conocer. Y esto mismo, en 1905,  ya lo afirmó el geógrafo Antonio Blázquez en La Mancha en tiempos de Cervantes:

Pero ha de observarse, porque puede tener gran importancia, que los geógrafos españoles, o, por mejor decir, el único mapa de España que circulaba desde 1550, y cuyas ediciones fueron muy numerosas y casi todas anteriores al Quijote, sitúan el campo de Montiel, no en el lugar que le corresponde, sino al E. de Alcázar de San Juan y al N. de Minaya, Roda, Gineta, Albacete y Chinchilla, y al S. del Cañavate (provincia de Cuenca), y como es indudable que este mapa estuvo en manos de Cervantes, pudieran explicarse algunas dudas y contradicciones del Quijote, por este error del cual no era Cervantes responsable.

Tengo en mis manos El Principito, de Antoine de Saint-Exupéry, que precisamente, este mes de abril de 2018, hace 75 años que se publicó esta obra genial e inmortal, atemporal como el Quijote. En mi pequeño homenaje a este gran cuento, busco al Anciano, al geógrafo del capítulo XV, por venir a cuento este cuento:

-¿Qué es este grueso libro? -preguntó el principito-. ¿Qué haces aquí?

-Soy geógrafo -dijo el Anciano.

-¿Qué es un geógrafo?

-Es un sabio que conoce dónde se encuentran los mares, los ríos, las ciudades, las montañas y los desiertos.

-Es bien interesante -dijo el principito-, ¡Por fin un verdadero oficio! -Y echó una mirada a su alrededor, sobre el planeta del geógrafo. Todavía no había visto un planeta tan majestuoso.

-Es muy bello vuestro planeta. ¿Tiene océanos?

-No puedo saberlo -dijo el geógrafo.

-¡Ah! -El principito estaba decepcionado- ¿Y montañas?

-No puedo saberlo -dijo el geógrafo.

-¿Y ciudades y ríos y desiertos?

-Tampoco puedo saberlo -dijo el geógrafo.

-¡Pero eres geógrafo!

-Es cierto -dijo el geógrafo-, pero no soy explorador. Carezco absolutamente de exploradores. No es el geógrafo quien debe hacer el cómputo de las ciudades, de los ríos, de las montañas, de los mares, de los océanos y de los desiertos. El geógrafo es demasiado importante para ambular. No debe dejar su despacho. Pero allí recibe a los exploradores. Les interroga y toma nota de sus observaciones. Y si las observaciones de alguno le parecen interesantes, el geógrafo hace levantar una encuesta acerca de la moralidad del explorador.

-¿Por qué?

-Porque un explorador que mintiera produciría catástrofes en los libros de geografía. Y también un explorador que bebiera demasiado.

-¿Por qué? -preguntó el principito.

-Porque los ebrios ven doble. Entonces el geógrafo señalaría dos montañas donde no hay más que una sola. (cap XV, El Principito)

Hoy es 24 de abril. Hace cuatrocientos y dos años, un día de primavera como hoy, trasladaban por la madrileña calle del León un cuerpo sin vida amortajado con el sayal de San Francisco, en un sencillo ataúd de madera descubierto. A hombros de cuatro hermanos franciscanos, y en profundo silencio, recorren los pocos metros que hay hasta el convento de las  trinitarias descalzas, en la cercana calle de las Huertas. Su escasa familia, su casero y algún amigo le acompañaban. Llevaban a enterrar a Miguel de Cervantes Saavedra, el autor del Quijote.

 Luis Miguel Román Alhambra   

 

Publicado en Uncategorized | 1 Comentario