DON QUIJOTE Y ROCINANTE

Cervantes elige a Rocinante como el caballo de don Quijote. Y lo hace con mucho cuidado pues el tempo de la historia que nos cuenta irá con su penoso paso

Don Quijote cuando decide salir de su casa en busca de sus famosas aventuras es un hombre ya viejo: “Frisaba la edad de nuestro hidalgo con los cincuenta años. Era de complexión recia, seco de carnes, enjuto de rostro, gran madrugador y amigo de la caza” (I, 1). Con cincuenta años un hombre en el siglo XVI-XVII era una persona en la parte final de su vida como detallaba su enemigo literario, Lope de Vega, en su obra El peregrino en su patria (1604), las edades de los hombres y sus dedicaciones en cada fase de la vida: “… en las cortas (vidas) nuestras que de veinte años se abren los ojos al sentido, de treinta al entendimiento, de cuarenta al alma para mirar lo pasado, de cincuenta al arrepentimiento y a la muerte…”.

Para hacer creíble la historia de don Quijote a sus lectores no podía aupar al ingenioso hidalgo manchego sobre un caballo normal, no resistiría un hombre viejo y delgado el cabalgar impetuoso de toda una larga jornada, por lo que busca en la cuadra de don Quijote y encuentra a Rocinante, el caballo viejo y flaco, que es la imagen equina de su amo: “Fue luego a ver su rocín, y aunque tenía más cuartos que un real y más tachas que el caballo de Gonela, que tantum pellis et ossa fuit” (I, 1)

Cervantes con su genialidad narrativa cuida hasta este detalle, y desde el mismo momento que don Quijote sale por la portada del corral de su casa sobre Rocinante, la novela recorre caminos y parajes al paso cansino y mermado por la flaqueza y enfermedad en sus cascos, aquejados por los “cuartos”. Rocinante tenía la enfermedad conocida como “cuartos”, que como define el primer diccionario de la RAE (1726): “Se llama cierta especie de enfermedad que da a los caballos y animales mulares en los cascos, que es una raja que se les hace desde el pelo a la herradura”.

roc1

En 1971 se instalaba en la plaza de Alcázar de San Juan unas magníficas estatuas de don Quijote y Sancho Panza, que son uno de los iconos de ella, en la que todos los visitantes se acercan a hacerse fotografías junto, o encima, de ellas. Hace unos días haciendo una fotografía a unos turistas, al entregarles la cámara con la que con mucho gusto perpetué su paso por el lugar de don Quijote, observé que unos de los cascos de Rocinante tenía exactamente esta enfermedad. Supongo que ha sido por el paso de los años y su peso lo que ha provocado el deterioro del bronce de esta parte de la escultura, pero bien vale para tener una imagen exacta de cómo era esta enfermedad que casi invalidaba a un caballo para andar.

roc2

Cervantes reduce a la mitad el rendimiento de Rocinante y así también el espacio-tiempo de su novela. Si un caballo normal, al paso, recorre una legua a la hora, unos seis kilómetros, Rocinante recorre solo la mitad, tres kilómetros. Además de dejarnos pasajes en los que a consecuencia de la debilidad, tropezones y caídas de Rocinante, don Quijote sale mal parado, también nos cuantifica esta merma, a la mitad, de su caballo cuando nos describe lo que para el ventero, Rocinante, le parece: “Miróle el ventero, y no le pareció tan bueno como don Quijote decía, ni aún la mitad” (I, 2). Pero para que no quedase duda de la condición física, cuantifica exactamente su valía, a la mitad, en la distancia que recorre en el combate que enfrenta a don Quijote con el Caballero de la Blanca Luna en la playa de Barcelona, que no era otro este caballero que su vecino Sansón Carrasco: “… volvieron entrambos a un mesmo punto las riendas a sus caballos; y como era más ligero el de la blanca Luna, llegó a don Quijote a dos tercios andados de la carrera, y allí le encontró con tan poderosa fuerza, sin tocarle con la lanza, que la levantó, al parecer de propósito, que dio con Rocinante, y con don Quijote por el suelo una peligrosa caída …” (II, 54). Del tramo inicial que los separaba antes de iniciar el combate, el Caballero de la Blanca Luna con su caballo recorre dos partes y don Quijote sobre Rocinante solo una, la mitad, en el momento de encuentro.

Hay autores que tratan de localizar parajes y lugares, y principalmente el lugar de don Quijote, que no tienen en cuenta, o no les conviene tenerla pues no le encaja con sus propósitos, la condición física de Rocinante, siendo el mismo Cervantes quien pone mucho cuidado en describirla.

Si conocemos la velocidad de paso de Rocinante, media legua a la hora o tres kilómetros a la hora, y Cervantes nos describe el tiempo en recorrer un tramo entre dos puntos de la obra, es fácil conocer la distancia que separa a estos. De esta manera tan sencilla, en Mi vecino Alonso (2010), puse nombre al lugar de don Quijote, Alcázar de San Juan, y de la misma manera continúo localizando los caminos, parajes y lugares por donde Cervantes hizo pasar a don Quijote y Rocinante.

 

                                                             Luis Miguel Román Alhambra

.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

El misterioso lugar de la Mancha

invitac

“El misterioso lugar de la Mancha”, este el título del trabajo con el que su autor, José Guerrero Martín, se presenta el próximo día 13 de septiembre a las 19:00 horas en la Casa de Castilla-La Mancha de Madrid, con la intención de agrupar varias hipótesis sobre la posible identificación real del famoso y misterioso lugar de don Quijote. Como el mismo autor dice, “ni quita ni pone”, simplemente concentra las diferentes hipótesis en una misma publicación.

Mas de cuatro siglos después  de escribir Cervantes:  “En un lugar de la Mancha, de cuyo nombre no quiero acordarme…”,  hay varios lugares, que de una manera o de otra, han reivindicado para sí ser ese misterioso lugar.

Desde la publicación en 2011 de Mi vecino Alonso, Alcázar de San Juan es considerado ya uno de esos lugares que pueden ser este lugar cervantino, como así afirma el importantísimo hispanista y cervantista francés Jean Canavaggio: “No quiero tardar más en comunicarle mis impresiones, una vez concluida mi lectura de su tan documentado estudio. Creo que, sin la menor duda, Cervantes estuvo pensando en Alcázar de San Juan en el momento de situar las aventuras de don Quijote de la Mancha. Varios de los muchos datos señalados y comentados por Ud a partir de sus propios y amplios conocimientos tienden a demostrarlo. Ahora bien, como Ud apunta muy bien, no podemos, de momento, explicarnos por qué Cervantes calla el nombre de este lugar que, hasta el final, permanece enigmático, hasta el punto que los académicos aludidos al final de la primera parte, son de Argamasilla de Alba, y no de Alcázar de San Juan…”

Para los que consideramos, acertadamente o no, que el Quijote es una obra de ficción pero enmarcado en una geografía real, como nuevo recurso literario creado por Cervantes para la novela moderna, este es un trabajo para leer y tener en cuenta.

Y para los que solo lo consideran como una obra de ficción, en todos sus aspectos, puede servirles para constatar cómo, además del fin principal del Quijote como una gran obra de humanidades, crítica social y de enseñanza a partir de la propia vida del autor, hay otras interpretaciones, de menor importancia, como la geográfica.  A la que yo he llegado como lector privilegiado del Quijote, al nacer en esta parte de la Mancha que Cervantes escoge para hacer de ella la patria chica de don Quijote. Sin duda alguna, el conocer los caminos, parajes y lugares de esta parte de la Mancha desde chico, a lomos de la vieja bicicleta de mi padre, han facilitado mi trabajo.

Esta parte, de la extensa Mancha de finales del siglo XVI y principios del XVII, delimitada entre los lugares citados en la obra de El Toboso, Quintanar de la Orden, Tembleque y Puerto Lápice, por la que atraviesa de oeste a este el antiguo camino de Toledo a Murcia, camino en el que don Quijote, regresando a casa desde la venta, se encuentra con  los mercaderes toledanos que iban a comprar seda a Murcia, y en la que los más de treinta molinos de viento de Campo de Criptana están esperando, como gigantes encantados, a que llegue un hidalgo manchego al amanecer, habiendo salido con su vecino Sancho en mitad de la noche desde su pueblo, a enfrentarse a ellos, es la comarca cervantina del lugar de don Quijote.

Esta parte de la Mancha, que conoce y describe Cervantes, en la que la Cueva de Montesinos está en su corazón y el famoso Campo de Montiel forma parte de ella. El antiguo Campo de Montiel, espacio geográfico tan cercano a su pueblo, en el que don Quijote comienza sus aventuras en sus dos primeras salidas, y al que simplemente “acertando” en el camino de salida de su pueblo se entra en él.

Con un lugar de esta Mancha, Alcázar de San Juan, en los límites con el santiaguista Campo de Montiel, que por entonces se consideraba incluido en él a Campo de Criptana, con picota de justicia, fuente en la plaza, un arroyo cruzando el antiguo camino de entrada desde el Este, al que sus mujeres iban a lavar la ropa, con ríos donde sus vecinos, como Sancho, iban a pescar, y con  las famosas bellotas de sus montes, son descripciones singulares que bien pudo conocer Cervantes en él. Descripciones del misterioso lugar de don Quijote que para otros autores, cuando no coinciden con sus finalidades, los obvian o simplemente los definen como recursos literarios, sino los tergiversan a su antojo.

En este IV centenario de la muerte de Cervantes se seguirá hablando de su obra más importante, el Quijote, y del lugar del hidalgo manchego, gracias también a esta publicación, “El misterioso lugar de la Mancha”.

                                                        Luis Miguel Román Alhambra

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

El lugar de Don Quijote, como Alcázar de San Juan, tenía ríos y arroyos

CERVANTES, DON QUIJOTE Y LA MANCHA

Según la Sociedad Cervantina del Lugar de don Quijote no eran muchos los municipios manchegos que entonces contaban con ríos y arroyos. Alcázar sí contaría con esa premisa
.

Luis Miguel Román y Constantino López junto a la azulejería del Quijote de la Fonda de la Estación

Luis Miguel Román y Constantino López junto a la azulejería del Quijote de la Fonda de la Estación / Sociedad Cervantina del lugar de Don Quijote

.

ALICIA ANAYA  ALCÁZAR DE SAN JUAN   28/06/2016 – 14:00 CET
.

Sólo el termino de Alcázar de San Juan cuenta con un lugar tan singular como el conocido paraje de “La Junta de los Ríos”. En la novela, Sancho hace referencia al uso de una caña de pescar… Una circunstancia, la pesca que se producía entonces habitualmente en el Záncara o el Cigüela. Hay muchas otras particularidades que sólo cumple Alcázar de San Juan, puedes escucharlas aquí, en el último capítulo de la temporada de la sección “Cervantes, Don Quijote y La Mancha” con la Sociedad Cervantina del Lugar de Don Quijote, con su presidente, Luis Miguel Román:

.
http://play.cadenaser.com/widget/audio/024RD010000000041826/80?sec=widget

 

 

Publicado en Uncategorized | 1 Comentario

El Lugar de ‘El Quijote’ I

CERVANTES, DON QUIJOTE Y LA MANCHA

Tras conocer el lugar de nacimiento de Miguel de Cervantes, buscamos el lugar que mejor conocía el ingenioso hidalgo

Cadena SER

CADENA SER  ALCÁZAR DE SAN JUAN  21/06/2016 – 16:41 CET
.

Penúltimo capítulo de la sección ‘Cervantes, Don Quijote y La Mancha’antes del parón veraniego. Luís Miguel Román, desde la Sociedad Cervantina del Lugar de Don Quijote, nos acerca y descubre aspectos que el lector de la obra no conoce o le viene bien recordar.

En la edición anterior conocimos el lugar donde, basándonos en los datos, debió nacer Miguel de Cervantes, el autor de la obra universal. A partir de ahora buscamos los lugares por los que El Quijote anduvo, centrándonos en el que mejor conocía. Escucha la sección de esta semana, a continuación:

 Escucha el programa íntegro:
 .
Publicado en
ser1
Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

EL CERVANTISTA AMERICANO ERIC CLIFFORD GRAF, EN ALCÁZAR DE SAN JUAN

1.jpg

Su concepción sobre el Quijote es muy interesante: compara la visita a esta obra literaria con la visita a una catedral, la cual tiene diferentes niveles para ser admirada e interpretada según el nivel de conocimientos de quien se asoma a ella. Hay algo esperándonos en cada rincón, en cada nicho

Considera que Alcázar bien podría ser el lugar de don Quijote, sobre todo si se tienen en cuenta las circunstancias socioeconómicas de la época  (como la frontera entre las Órdenes Militares de San Juan y Santiago) y de que cumple los condicionantes de distancias y referencias que en la novela se atribuyen al lugar donde vivían los protagonistas principales 

Alcázar de San Juan 14-06-16.-  Tras participar en el IX Congreso de Economía Austríaca en la Fundación Rafael del Pino (Madrid) con una conferencia titulada “La ley de Gresham, la inflación y la usura en Don Quijote de La Mancha”, el profesor estadounidense Eric Clifford Graf ha visitado Alcázar de San Juan para participar en los “Almuerzos con don Quijote”, actividad que lleva a efecto de forma regular la Sociedad Cervantina del Lugar de don Quijote.

La presencia del Profesor Graf en Alcázar de San Juan se ha prolongado por horas, ocupando la práctica totalidad del domingo, regalando a los miembros de la Sociedad su presencia, su simpatía y sobre todo su erudición.

4.jpg

Durante la mañana ha tenido ocasión de visitar el Museo del Hidalgo del que ha dicho sentirse muy impresionado por el impactante y potente recurso cultural y turístico del que dispone nuestra ciudad para mostrar a los visitantes cómo era la vida de un hidalgo de la época de Cervantes y se ha felicitado de que cualquier persona pueda acceder al museo para conocerlo desde cualquier parte del mundo a través de internet:http://www.turismoalcazar.es/index.php/que-ver/hidalgo

En sus más de siete horas de estancia en la Sociedad nos ha hablado de la concepción que tiene sobre el Quijote, considera que la novela es como una catedral gótica o barroca, y que de sus magníficos y abundantes tesoros, los que acceden a ella (como a la novela de Cervantes) pueden apreciar lo más elemental (la belleza y luminosidad de sus vidrieras y los juegos de luz que proporcionan), o también la grandiosidad de su arquitectura, lo elevado de su concepción y el significado de todo el simbolismo que encierra y que sólo está reservado a los más iniciados; todo ello en función de la preparación y el nivel de conocimientos de las personas que se acercan a la obra cumbre de Miguel de Cervantes.

También nos habló de su libro Cervantes and Modernity: Four Essays on Don Quijote en el que trata algunos temas de interés para esta Sociedad y sobre los que ya se han publicado algunos artículos al respecto desde la misma, como por ejemplo el traslado del cuerpo de San Juan de la Cruz de Úbeda a Segovia, o la aventura de los galeotes que acaba con la liberación de los forzados y con el apedreamiento del hidalgo por los galeotes como “pago” a la buena obra de don Quijote.

También expuso el funcionamiento del curso “Descubre Don Quijote de la Mancha” curso gratuito, masivo, abierto y en línea (“MOOC”, su acrónimo en inglés), que ya alcanza los 10.800 inscritos, y que aborda la Primera Parte (52 capítulos) y Segunda Parte (74 capítulos) de la obraDon Quijote de la Mancha de Miguel de Cervantes. Supone un aprendizaje sobre grandes valores universales en dinámicos escenarios, cuestionamientos, metáforas, aventuras y toda la riqueza literaria plasmada en la novela a través de seis insignias que se pueden ir obteniendo según se van realizando las actividades del curso: http://donquijote.ufm.edu/  

2.jpg

 

Para el profesor Graf, Alcázar de San Juan bien pudiera ser el lugar de don Quijote y Sancho Panza 

Al mismo tiempo que el profesor Graf nos hablaba de sus trabajos y de sus interesantes teorías sobre el Quijote, también conoció de primera mano y por boca de miembros de la Sociedad diversas particularidades sobre la ubicación y costumbres de las Órdenes Militares (San Juan y Santiago) que dominaban la Mancha alta en la época de Cervantes y de los aspectos sociales, económicos e impositivos que tenían establecidos y que se concretan, por ejemplo, en la ausencia de molinos de viento en el territorio de San Juan (porque el prior de esta Orden tenía establecido que la molienda se realizase en los molinos de agua de Peñarroya), mientras que al contrario en la Orden de Santiago se autorizaba la libre construcción de estos ingenios; lo que explica el hecho de que existieran en Campo de Criptana, en la época en que se escribió elQuijote, treinta o cuarenta molinos tal como se describen en la más famosa de todas las aventuras.

Teniendo en cuenta este tipo de particularidades, y conociendo la red de caminos y ventas por los que al autor va situando las aventuras de don Quijote, así como las distancias recorridas y los tiempos empleados en los desplazamientos por el caballo Rocinante, como también la cercanía con diferentes puntos clave del desarrollo de la novela; el profesor Graf dijo que en absoluto es descabellado pensar, y además que puede hacerse con muchos visos de realidad, que Alcázar pueda ser el lugar de la Mancha del que Cervantes no quiso acordarse y del que tanto don Quijote como Sancho, partieron hacia sus aventuras.

Finalmente, Eric Clifford Graf propuso a los miembros de la Sociedad Cervantina del Lugar de don Quijote (que a su vez quiso hacer extensiva a los miembros del gobierno municipal alcazareño) una magnífica idea como es la tramitación del expediente de hermanamiento con la ciudad norteamericana de Hannibal (Misuri).

En esta ciudad pasó su infancia Mark Twain, gran lector de Don Quijote y autor de Las aventuras de Huckleberry Finn (1884), obra que lo consolidó como uno de los escritores estadounidenses más relevantes. La ciudad de Hannibal es donde ocurren las aventuras de Huckleberry Finn y en la actualidad es un museo vivo en recuerdo del escritor y de su obra, siendo la ciudad que concita la preservación del espíritu de la novela mediante recreaciones dramatizadas diarias de la obra de Twain, siendo un lugar de culto relacionado con el escritor norteamericano tal como se pretende que ocurra en Alcázar de San Juan con Miguel de Cervantes.

3

Con la certeza de que no será la última vez en que haya ocasión de compartir ideas y quizás algún trabajo con él, la Sociedad Cervantina quedó muy complacida de la visita del profesor Graf y valoró sus magníficos y profundos estudios sobre los aspectos económicos de Don Quijote que representan una de sus especialidades.

 

Sociedad Cervantina del Lugar de don Quijote

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Luis Miguel Román: “El lugar de la Mancha es Alcázar de San Juan”

CERVANTES, DON QUIJOTE Y LA MANCHA.- Capítulo 19

Desde la Sociedad Cervantina del Lugar de don Quijote, basados en la obra ‘Mi vecino Alonso’ se razona esta conclusión respecto al nacimiento del escritor universal

SER Alcázar

.

.

Cada martes en Hoy por Hoy La Mancha nos adentramos en El Quijote de la mano de la Sociedad Cervantina del Lugar de don Quijote. De la mano de Luis Miguel Román repasamos la obra e intentamos localizar los puntos por los que pasó el ingenioso hidalgo. Describimos los escenarios y tomando como referencia distancias o personajes, intentamos poner nombre a misterios sin resolver.

Después de 19 capítulos, Román, tomando como referencia los molinos y las distancias que el mismo Cervantes describe en la obra, defiende que Alcázar de San Juan es el lugar donde el escritor de El Quijote nació. 

Escucha la sección de esta semana, a continuación:

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Cervantes, Don Quijote y La Mancha, capítulo 18

Seguimos descubriendo los lugares por los que pasó el ingenioso hidalgo y localizándolos en el mapa real y actual
.

SER Alcázar

.

.

Cada martes, a Hoy por Hoy La Mancha llega la sección ‘Cervantes, Don Quijote y La Mancha. De la mano de la ‘Sociedad Cervantina del Lugar de don Quijote’ fomentamos la lectura de El Quijote en el año Cervantes, en el que se conmemora el cuarto centenario de la muerte del escritor universal.

En los últimos capítulos estamos repasando las Ventas y los distintos lugares por donde la obra describe las andanzas de Don Quijote y su fiel escudero Sancho. Además, de la mano de Luis Miguel Román, localizamos en el tiempo actual su situación exacta para poder así, y siempre teniendo la obra como punto de partida, llegar a conocer el lugar de nacimiento de Miguel de Cervantes:

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario