PAUL AUSTER Y EL QUIJOTE

“Confesiones del escritor americano”

pa1

El pasado día 27 de agosto, con el periódico ABC, venía una pequeña revista, el XLSemanal, en cuya portada está fotografiado el escritor estadounidense Paul Auster, sentado en una escalera de madera, posiblemente la de su casa en Brooklin. Del título del reportaje, realizado por Fátima Uribarri, “Confesiones del escritor americano a los 70 años, cuando publica nueva novela” tomo una parte como el subtítulo perfecto para este artículo, y una de las fotografías realizada por Edu Bayer.

Hablar yo de Paul Auster y sus obras, un simple lector que solo deseo estar en los mismos lugares, caminos y parajes en los que estuvo don Quijote, es poco menos que una temeridad.

Lo que no cabe duda es que Auster es un narrador, un gran narrador de historias, que acaba de publicar su última novela, titulada “4321”. Y su trayectoria la avala los muchos premios que le han otorgado, entre ellos destaco aquí el Príncipe de Asturias de las Letras, en 2006.

Durante la entrevista voy relacionando a Auster con Cervantes, hasta en edades y situaciones personales. Confiesa que en esta novela: “He tomado de mi propia vida los sitios y la época. También lo que se cuenta de las actividades sociales y políticas de entonces es históricamente riguroso. Incluso se toca una experiencia central de mi vida” ¡Lo mismo hizo Cervantes, según mi opinión, para crear el Quijote! Cervantes toma de su gran experiencia personal sitios y lugares reales, y sitúa allí al hidalgo manchego. Crea una novela de ficción en una geografía real que conoce. ¡Auster y Cervantes crean sus novelas de la misma manera!

Auster confiesa que ha estado en España muchas veces, la primera cuando tenía 18 años, en 1965. Y esta misma semana, he visto por televisión que ha estado en Madrid presentando “4321” Conoce bien a los españoles, y especialmente a los dos españoles más universales: don Quijote y Sancho Panza. Afirma la periodista de XLSemanal: “Le entusiasma El Quijote”, y Auster le contesta: “¿No es el mejor libro jamás escrito? El resto salen de ahí, cada novela ha nacido en El Quijote. Es extraordinario. Lo acabo de releer hace un año, por quinta vez, y me ha vuelto a encantar”

¡Cinco veces ha leído Paul Auster el Quijote! ¡El Príncipe de Asturias de las Letras ha leído cinco veces la obra del Príncipe de las Letras españolas! Y algunos aseguran que el Quijote es una obra vieja, trasnochada, que ya no dice nada.

pa2

Creo que lo habrá leído en inglés, o en francés, porque Auster no sabe español, como él mismo confiesa: “Me encantaría saber español” Y recuerdo a nuestro gran poeta José Hierro, cuando en el discurso que lee en la inauguración del Museo Iconográfico del Quijote, el cinco de noviembre de 1987, en la ciudad mexicana de Guanajuato, ciudad cervantina hermanada con Alcázar de San Juan, decía: “Las grandes creaciones literarias lo son por su capacidad para sobrevivir a los cambios de gustos de las diferentes épocas. Conservan, en todo momento, su frescor inicial. No se decoloran, no envejecen, ni son víctimas de los estragos del tiempo. En cambio las traducciones -bien sean a otra lengua, bien a otra expresión artística- cuando son fieles al original, envejecen”.

Auster, podría también afirmar o matizar a Hierro, él mismo ha sido traductor de autores franceses. Las traducciones del Quijote  no son capaces de transmitir el espíritu del loco más cuerdo y del analfabeto más docto de la literatura universal. ¿Cuántos nuevos matices del Quijote extraería Auster si lo leyese en español? Como muchos otros autores, quizás aprenda español para leerlo y, por qué no, traducirlo al inglés. Seguro que sería el mejor Quijote en inglés. Solo tiene, como nos confiesa, setenta años de edad.

Termino de leer la entrevista de XLSemanal con Auster, y lamento cómo los españoles hemos dejado de leer este gran libro, no ya cinco veces como él ya ha hecho, sino una sola vez, teniendo el gran privilegio de mirarnos en el espejo original, que nos regaló Cervantes en español, y vernos reflejados en él, unas veces como don Quijote y otras como Sancho Panza. Y la risa, que pretendía sacar de sus lectores Cervantes, al reconocernos en sus héroes manchegos seguro que nos saldrá.

En su discurso, en la entrega del premio Príncipe de Asturias de las Letras 2006, hace ya casi once años, nos dejaba esta sabia sentencia: “Nos hacemos mayores, pero no cambiamos. Nos volvemos más refinados, pero en el fondo seguimos siendo como cuando éramos pequeños, criaturas que esperan ansiosamente que les cuenten otra historia, y la siguiente, y otra más”.

Señor Auster, muchas gracias por leer el Quijote, y confesarlo. Ahora me toca a mí leer su novela, “4321”, su nueva historia, sabiendo que Archie, como don Quijote, está en la ficción de la historia en los mismos lugares reales que su autor conoció.

                                   Luis Miguel Román Alhambra

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a PAUL AUSTER Y EL QUIJOTE

  1. Pingback: Paul Auster y el Quijote | Cosas de Alcázar de San Juan

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s